lunes, 21 de septiembre de 2015

En los Emmys2015, Fox no despidió a #Bones.


Así que al final resultó que quien hablaba era el troll. Se equivocó David Boreanaz con sus tuits (aquí) sobre la despedida de Bones que Fox planeaba hacer en el monologo de presentación de la 67 Gala de los premios Emmys 2015. Bones sigue en el aire, sin promo aún de Bones11, pero en el aire.
Dice dolido una vez más por el ninguneo de Bones que no sólo propicia la Academia de la Televisión sino la propia cadena Fox, ya que inmersa en la promoción de sus series de estreno para la nueva temporada, se ha olvidado, una vez más, de la promoción de Bones. Claro que para algo estamos las Boneheads ¿No?

Pero sí que hubo una mención a Bones en los Emmys 2015, fue tan vista y no vista que mucha gente se la ha perdido,  en el minuto 3:15 del número de apertura, cuando un saturado y enloquecido Adam Samberg (después de estar encerrado en un bunker viendo series de televisión para prepararse para la presentación de los premios) hace recuento de las series que ha visto, menciona a Bones, le rimaba con Juego de Tronos. Menos da una piedra. 

Echadle un vistazo al vídeo sobre todo si sois fans de Castle.  



Y en el monologo de apertura, muy político, centrado en los problemas que se han estado comentando últimamente por los medios, el racismo de Donald Trump, los problemas con la falta de diversidad racial en la televisión, la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres y por supuesto de Amy, Amy Schumer, la cómica de moda. En el monologo habló de las series que han finalizado este año, Mad Men, Parks and Recreation, etc... y de True Detective a pesar de que aún está en emisión. A Bones no la mencionó.






Y aquí tenéis por si os interesa la lista de ganadores (aquí) . Lo más relevante para mí ha sido que John Hamm el protagonista de Mad Men ha conseguido por fin después de siete años su Emmy como mejor actor de drama y que Olive Kitteridge y Frances McDormand han conseguido el Emmy a la mejor miniserie y a la mejor actriz de miniserie respectivamente.



Por cierto que ayer hacía un montón de calor en Los Angeles, en la alfombra roja del Teatro de Microsoft todos sudaban la gota gorda, tal vez porque a la mayoría no se les ocurrió nada mejor que ponerse que un vestido negro.



Amy Shumer con su ventilador manual


Lady Gaga se olvidó el disfraz