miércoles, 14 de enero de 2015

Bones. Vídeo y transcripción charla de Nathan y Hanson tras "The 200th in the10th"




De todo lo que está pasando estos días en relación con el final de Bones y los tuits de David Boreanaz (de lo que he comentado aquí y aquí) lo que más me llama la atención es el silencio ominoso de la pareja Hanson-Nathan, ambos andan ocupados. El creador de Bones volcado en la promoción de su nueva serie o en otras cosas y el actual showrunner, Nathan, de celebración de aniversario de su boda (esta sí una razón poderosa).

Ambos callan, si están preocupados como si no, no hablan, con lo que la impresión que dan es que no se sienten muy preocupados por el futuro de Bones, por su futuro al fin y al cabo. Y no es raro, después de todo la renovación de contratos no les afecta, ambos tienen vigentes el que les une con el estudio 20th Century Fox y Nathan ya está escribiendo el episodio piloto de una nueva serie. Lo único positivo para mí del fin de Bones será decir adiós para siempre a esta simpar pareja.



Si ahora callan hace unas semanas antes y después del episodio 200 charlaron por los codos. Tras la emisión The 200th in the 10th lo hicieron en  Mashable, con Sandra González como anfitriona respondieron a preguntas de los fans unos vía Twitter y otros Google +. El pasado viernes i-bones.net,  un blog italiano dedicado a Bones publicó un resumen de esa charla. Y como todo lo que tiene que ver con los entresijos de Bones me interesa le pedí a mi jefa que la tradujera. Así que lo primero es dejar patente mi agradecimiento a unos y a otra. Gracias. Hanson y Nathan como siempre una de cal y muchas bromas tontas.



El comienzo del vídeo es el que debe ser, felicitando la periodista a ambos por el éxito del episodio (aunque ya se conocían la bajada de audiencia). Su primera pregunta no fue muy original “¿Quién fue el autor del guion del episodio?, lo que ya se sabía y ¿De dónde sacó la inspiración?



Stephen Nathan le explica  que siempre le han gustado las películas antiguas y no es difícil encontrar episodios de series de televisión ambientados en los años cuarenta en blanco y negro al más puro estilo de las novelas policiacas, pero nadie había rodado un episodio inspirado en los años cincuenta y en tecnicolor como una película clásica con Cary Grant  y Grace Kelly.

Hanson por su parte añade que Nathan había querido rodar un episodio de este tipo desde la segunda temporada, pero nunca hubo suficiente tiempo ni presupuesto para hacerlo. Nathan añade que es tan complicado como grabar un episodio piloto a mitad de temporada. Y luego bromean sobre un posible episodio de Bones ambientado en el renacimiento que se titularía “Game of Bones”.
  


A la pregunta de si el elenco de Bones se sintió bien al rodar este tipo de episodio. Nathan responde que les encantó la idea de hacer algo tan diferente especialmente  a TJ Thyne. Y la pareja felicita a David Boreanaz por dirigir tan bien un episodio inusual.

Explican que mayor reto del episodio  han sido las cuentas, ya que su rodaje duró más de los ocho días habituales de un episodio normal, también la escenografía y el vestuario fue complicado y sobre todo la escena en la que David Boreanaz se sube al avión a punto de despegar que fue muy difícil de rodar, ya que Boreanaz insistió en hacerlo sin trucos.
  


Al contrario que Alfred Hitchcock ni Nathan ni Hanson hicieron ningún cameo, aunque Nathan recuerda que el cantó Under my skin al final del episodio 4.03 The purging in the Pundit. Por su parte Hanson  asegura que el no aparecerá de ningún modo.


En cuanto a la diferencia de enfoque entre un episodio tradicional y los especiales como el 200. Nathan asegura que él quería hacer un episodio ambientado en los años cincuenta, pero también un caso típico de Bones. Quería que los personajes tuvieran el mismo carácter que los originales adaptándolos a la nueva situación: Booth es el hombre humilde de siempre que lucha por una causa por la que no hay nadie más interesado. Brennan por su parte es la mujer que se escapa de los esquemas de su época, en realidad cada personaje interpreta una versión de sí mismo. Hanson cree que en el doscientos los personajes se parecen más a los actores que a los personajes de la  serie,  y añade, bromeando que Tamara podría ser una asesina y Carla Gallo es más parecida al carácter de su personaje en este episodio que Daisy.

La anfitriona comenta que le resultó divertido que Pelant apareciese como camero y Nathan le responde que fue así porque querían provocar esa reacción de asombro y al mismo tiempo diversión que todos pensasen “oh, Dios mío, que hará ahora”, cuando es un simple camarero. 



En cuanto a la evolución de la serie. Hanson dice que siempre ha ido evolucionando desde el piloto, por ejemplo está la escena en la que Brennan persigue a Booth para convencerlo de que la deje participar en la investigación del crimen de Cleo, la famosa escena de “Yo puedo ser un pato” (que en España no entendimos porque lo que Brennan le decía era que “quería ayudarlo. Hanson revela  (no es cierto ya lo había dicho en entrevistas anteriores) que el espectáculo no fue diseñado originalmente con un protagonista masculino fijo sino que David Boreanaz debería haber sido uno de los muchos agentes del FBI que trabajasen con Brennan, pero que cuando vio esa escena tuvo una epifanía, se dio cuenta de que entre los dos actores había una química explosiva que ha cambiado la naturaleza del espectáculo. Y  añade que al verlos pensó que deberían ser socios.

Y añade que en realidad todo se basa en la colaboración con y entre los actores, por ejemplo Michaela Conlin y TJ Thyne decidieron juntos e independientemente de los productores que sus personajes tuvieran una historia que luego se añadió a la serie. Incluso Cam y Arastoo, dice Stephen Nathan, no fueron totalmente programados. La evolución de todo el espectáculo se basa mucho en la improvisación.



Desde Twitter se les pide que elijan entre sus tres episodios favoritosNathan dice que no se siente capaz de elegir. Hanson que uno de sus episodios favoritos es el de Navidad de la primera temporada 1.09 The man in the fallout shelter , porque resulta muy divertido, a él le gustan más los episodios de ese tipo, incluso un poco más extraños como el del universo alternativo del 4.26 The End in the Beginning o el que Brennan parece resolver su propio asesinato 6.09 The Doctor in the Photo o en el que todo se ve desde la perspectiva de la víctima 8.09 The Ghost in the Machine. A Stpehen Nathan le gustan los episodios muy, muy tristes, que hacen llorar a los espectadores, por ejemplo, un episodio de este año que realmente le gusta es el del tráfico de seres humanos 10.06 The Lost Love in the Foreign Land.

Sobre cómo se va abordar el embarazo de Brennan, Nathan explica que cada embarazo es diferente, y este lo será, aunque no quiere decir nada más sólo que no va a ser como el anterior. Vamos a ver cómo va a cambiar la relación durante todo el embarazo y como lo afrontará la familia.



La anfitriona les pregunta al haber llegado al episodio 200 cómo se sienten tras tan largo viaje.  Hanson dice que lo que aprendió de Bones es dejar respirar a la serie, porque a su manera va a encontrar su propio sentido. Y añadió que cada escena se puede representar desde muchos puntos de vista diferente y también cada actor le da su propia interpretación y se debe respetar  otras interpretaciones posibles. Hay que saber lo que los actores son capaces de hacer, lo que les gusta hacerl, porque es genial ver cómo estas cosas se juntan. Por ejemplo cantar, para aquellos que les gusta cantar, bailar para aquellos que les gusta bailar. Por ejemplo TJ, literalmente, puede hacerlo todo: puede subir un edificio o cosas por el estilo, y que utilizan estas habilidades. No son "personas" o "seres humanos", son algo diferente! 



Luego explicó que es interesante preguntar directamente a los actores con quién les gustaría compartir más escenas y con frecuencia tienen diferentes puntos de vista. Hanson dice que toma nota de estas observaciones, para incluirlos en la serie y luego ver si funcionan o no. Él dice que esta es la manera de hacer crecer un espectáculo, más allá de lo que un autor cree que debería ser.  David Boreanaz es el tipo de persona que llega y le ofrece sus ideas. La periodista le recuerda que DB hizo  mención al sexo en la lavadora en la Comic-Con y Hanson está de acuerdo que es un buen ejemplo, pero también han utilizado otras ideas de David: como cuando él les dijo que quería ser músico callejero y en un principio pensaron en encontrarle un papel, pero en realidad sólo quería que perseguir a alguien con los instrumentos atados en la piernas. De esa idea surgió la escena final del episodio 9.08 The Carrot in the Kudzu.

Le pregunta qué es más satisfactorio para él, que el  espectáculo haya alcanzado el episodio 200 o que Booth y Brennan hayan evolucionado tanto como para haberse convertido en una pareja casada. Hanson responde que no estarían en el episodio 200 si no hubieran trabajado en la relación entre Booth y Brennan, las dos cosas van de la mano.
  


La última pregunta no podía ser otra, tras el episodio 200 ¿harán algo grande para el 206? Y la respuesta es que no pueden, que los episodios que le seguirán serán tradicionales y económicos. Tal vez revelen el verdadero nombre de Angela, tal vez lo que significa 447, a lo mejor lo que pasó con Jared, el hermano de Booth, ¡quién sabe! 

Y al final no promete nada. Mejor.