viernes, 15 de febrero de 2013

BONES: EL DISPARO EN LA OSCURIDAD



El lunes 11 de febrero se emitió en Estados Unidos el esperado episodio “The Shot in the Dark”. Como habían anticipado en las promos, el episodio se centra en el intento de asesinato de la doctora Brennan. Alguien le dispara mientras se encuentra trabajando sola con los restos de la víctima de un asesinato. Dos casos a resolver, ¿quién disparó a la doctora y quién mató a la otra víctima?, ¿mismo culpable?  Y Brennan en la mesa de operaciones. ¿En la mesa? Tal vez su cuerpo, porque mientras la operan tiene una experiencia extrasensorial cercana a la muerte en la que se reencuentra con su madre. 


Que una mente racional como la de la doctora, que se ha declarado repetidamente atea y no cree en la existencia del alma, se encuentre en esa situación había provocado grandes expectativas y discusiones entre los seguidores, sobre todo en  cómo afectaría a su futuro y al de la serie; sí la racionalista llegaría aceptar como real el encuentro y si supondría un cambio en sus creencias.

Como no podía ser de otro modo, cuando la doctora se encuentra con su madre sólo la reconoce como fruto de una alucinación de su cerebro. No necesita que le digan dónde está, aunque crea encontrarse en el salón de su antigua casa. Aún así a preguntas de su madre le explica cómo es su vida, le habla de Christine y de Booth, de lo mucho que quiere a ambos y que necesita volver con ellos.  Y como es una sobreviviente, una luchadora, intenta escapar del viejo salón. “No es tu decisión”, dice su madre. ¿De quién es?, le pregunta mientras intenta abrir con todas sus fuerzas la puerta que se le resiste. “Ya sabes lo que voy a decir”,Yo no creo en Dios”, asegura Brennan al mismo tiempo que con un gran esfuerzo abre por fin la puerta y sale disparada hacia la luz. Experiencia extrasensorial cercana a la muerte, de manual.


En la mesa de operaciones, mientras tanto, a Brennan se le para el corazón. Por dos minutos está muerta. La situación clínica y la resolución del caso se complican, los médicos no encuentran en su cuerpo ni bala ni orificio de salida. El cómo logra el equipo resolverlo es fruto del trabajo de todos, incluido Booth, quien a pesar del dolor comprende que quien le ha disparado a Brennan es alguien que la conoce, que sabe de su valía y que además se encontraba aquella noche cerca de ella. Alguien que trabaja en el Jeffersonian.

Pero mientras unos y otros andan trabajando para resolver el caso, Brennan, que había despertado, sufre una recaída y regresa con su madre. Y aunque ella no crea encontrarse en el cielo, su madre sí lo cree. Sí cree que Dios le está dando la oportunidad de hacer las paces con su hija, de obtener su perdón y la paz. “Tengo que volver”, dice Brennan, “Tengo una hija”. “Sé lo que se siente, yo también tuve que dejar atrás a una hija, eso fue lo que me mató”, dice la madre. 


Mientras Brennan mantiene la conversación que nunca tuvo con su madre, en el laboratorio prosiguen los trabajos para encontrar al culpable. Y aquí Bones, la serie, hace un guiño. Como no se ha encontrado la bala en el cuerpo de Brennan, Hodgins, brillante, dice: "Cuando rechazas lo imposible sólo te queda la verdad por improbable que sea". Luego la bala es una bala mágica, una bala de hielo. A él le toca demostrarlo.


Por supuesto que no existen las balas de hielo. En la serie Cazadores de Mitos del Discovery Channel, en el episodio de 23 de septiembre de 2003, demostraron que eran mitos dos cosas que en Bones han utilizado para resolver casos. Que un retrete no puede explotar lanzando por los aires a un usuario que arroje un cigarrillo dentro, aunque alguien haya echado una sustancia inflamable (en el ep 4x04 Man in the Outhouse explota). Y que desde lejos no se pueden disparar balas que desaparezcan después del impacto. Hodgins  lo consigue: la bala no era de hielo, sino de sangre. Y está afectando a la recuperación de Bones al generar el rechazo.





Poco a poco van resolviendo el caso, averiguando quién disparó a quién. Como siempre hay fallos, pero los paso por alto porque lo que a las boneheads importa,  es hablar de Booth. De su dolor, de su preocupación porque que lo último que Brennan hubiera pensado, antes de que le dispararan, fuera que la consideraba una mala madre, de la pelea entre ellos previa al disparo, de la espontaneidad o no de la doctora, de sus oraciones, de su creencia en el milagro que la salva, de lo tierno del beso de la última escena.

Por cierto, ¿a nadie le pareció, como a mí, que quién menos sobreactuó en la escena de la pelea fue Christine? ¿Os disteis cuenta de su preocupación?, ¿de cómo miraba, ora a uno ora a otro, mientras discutían?, ¿de su interés por ver a "su madre" sangrando en el suelo? Va siendo hora de que alguien le escriba una línea de dialogo a esta gran actriz, con catorce meses, ya puede decir algo más de “papá o mamá”.


Para tener pruebas que inculpen al autor, Brennan se vuelve a someter a cirugía y mientras está inconsciente en la mesa de operaciones se encuentra una vez más con su madre, y entonces nos enteramos de por qué Brennan es tan racional, por qué encerró su corazón y sólo usa el cerebro. La causa fue una pelea con su madre la noche antes de su desaparición. Y lo novedoso, la causa de la pelea. Un chico, por el que Brennan estaba cambiando, no sólo su apariencia sino su comportamiento. Y su madre le regañó, le advirtió que no debía cambiar por nadie, que usara antes el cerebro que el corazón.

Sin embargo antes de despedirse, antes de partir hacia la luz, satisfecha porque ha sentido el amor de su hija, añade un nuevo consejo. Está bien ser racional, le ha hecho sobrevivir, pero que ya es hora que libere a la niña que esconde y lleve una vida plena.



Y en el final, cuando Brennan por fin se despierta, después de darle a Max el mensaje especial de su madre, le dice a Booth (la realidad del amor entre ambos se hace patente, sólo Booth es el depositario de sus dudas, sólo en él confía para que le explique lo que no entiende, como tantas veces ha hecho a la largo de la serie),  “Es una locura pensar que ha sido cierto”. Y por supuesto, es Booth quién le explica, quien nos explica a todos “Que no está mal estar de vez en cuando un poco locos.” Fin. Tierno y conmovedor. Sonrisas y lagrimas. Aplausos de las fans.




Sin embargo, las opiniones sobre The Shot in the Sack de los bloggeros no son pacíficas, la mayoría están por reconocerlo como un episodio no especialmente brillante pero de los buenos. Sin embargo, Miranda Vicker en su articulo “The perfect crimen” para TvFanatic, critica que en el episodio se haya reescrito el pasado de la doctora y considera que Bones, la serie, ha saltado el tiburón. Sus palabras, de despedida, de cierre del articulo son literalmente “Dear Shark, Consider yourself jumped. Sincerely, Bones.” En vernáculo, que Bones ha saltado el tiburón.  Lo que según Wikipedia significa que en este episodio han echado mano de un evento extraordinario para remontar la línea argumental que llevaba hasta ese instante la serie.

Y ha surgido la polémica no por estéril menos ruidosa. ¿Con qué autoridad tercio? Con la que me da, después de ocho años de fiel y leal seguidora, conocerme los 157 episodios emitidos hasta ahora tan bien como caulquiera de los miembros de la sala de guionistas. 



Hart Hanson, el creador de Bones, es un hombre genial que trabaja con denodado esfuerzo día a día para que los seguidores, que los alimentan a él y a las 400 personas que trabajan en la serie, disfruten, dándoles en cada momento la dosis precisa de Bones. Y solamente la precisa. Se le conoce por el sobrenombre de su santidad. Y no es un mote sin causa. Hart Hanson hablando de Bones es tan infalible como el Papa de Roma hablando de cuestiones de fe.

¿A alguien le importa a estas alturas, es decir, a ocho años y cinco meses de su estreno, que la personalidad de la doctora, la de Booth, la de Hodgins o la de cualquier otro personaje cambie cómo y cuando a su santidad se le ocurra? ¿Se olvida que nos encontramos en febrero y la audiencia de estos episodios es imprescindible para la contratación de la publicidad en la próxima temporada? 


Porque es cierto, como se afirma en el artículo, que la octava temporada estaba siendo desconectada y desigual, ya lo dije (aquí), entre renovaciones de contratos, homenajes varios y reivindicaciones de enfermedades raras, se ha ido más de la mitad de la temporada y los seguidores protestaban, aunque fieles  mantenían los ratings. Hart Hanson sabía perfectamente que necesitaba unos cuantos episodios emotivos para reencontrarse con la afición y a eso, solamente a eso responde The Shot in the Dark, luego la personalidad de la doctora Brennan cambiará o no según el ritmo de producción que la cadena imponga ¿O no ha sido así durante los últimos ocho años?

¿No la hemos visto pasar de decir que amaba la ciencia pura, que debía dejar los crímenes y volver a sus orígenes (ep 5x22 The Beginning in the End) a decir que amaba los crímenes (ep 8x01)? ¿No la hemos visto decir que no tendría hijos (ep 1x11 The Woman in the Car) a parir uno en un establo (ep 7x07 The  Prisoner in the Pipe)?


¿No ha pasado de tener un abuelo que la saca del sistema de adopciones (ep 1x05 A Boy in a Bush), a no tener más familia que su padre y su hermano (ep 1x 22 The Woman in Limbo), a tener hermanas de su madre (ep 2x18 The Killer in the Concrete)? ¿No hemos llegado a conocer a una prima lejana que citaba continuamente a Benjamin Frankling (ep 5x10 The Goop on the Girl)?, aunque esta no cuenta, era Zoe Deschanel y era Navidad.

¿No se nos dijo que era cazadora, que poseía licencia para cazar en cuatro estados (ep 1x 19 The Man in the Morgue)? ¿Cómo es que en ep 8x04 The Tiger in the Tale, llora porque han matado un tigre de Bengala que había herido a un hombre?

Pero dejemos los ejemplos, hay muchos más cambios que no correspondían al personaje y sí a las circunstancias del episodio y la programación. 



Hay otra crítica con la que discrepo. Cuando dice que la escena de la pelea entre Booth y Brennan sólo fue escrita para que Booth acudiera al laboratorio y llegara a tiempo de salvarla. ¿Qué iban a hacer, matarla de verdad? Es broma. Todas, todas y cada una de las escenas están escritas con un fin específico, todas. 



¿Acaso no lo fue el episodio 8X13 The Twist in the Plot, escrito como soporte para la última escena, la de Booth hablándole a Christine a través de la cámara?, ¿para que escucháramos la frase “He sido el hombre más afortunado del mundo por haber podido pasar mi tiempo con ella”?, ¿para ver a la doctora, totalmente espontanea lanzarse corriendo a sus brazos? Tomémoslo por lo que es: Infalibilidad de su santidad.


Y volviendo a la polémica, ¿ha saltado Bones el tiburón en The Shot in the Dark? Mi respuesta es que no. Bones no ha saltado sobre el tiburón en The Shot in the Dark, Bones se comió al tiburón a lo largo de las ocho temporadas cuantas veces le ha dado la gana a Su Santidad y a sus seguidores no les ha importado, no nos ha importado. ¿Por qué habría de importarnos una vez más?

¿Qué opináis? ¿Tengo razón o la tiene la articulista de TVFanatic? ¿Os gustó el episodio? Se admiten toda clase de comentarios.