jueves, 15 de agosto de 2013

BUFFY: LA CUESTIÓN DE LA PELÍCULA


Sólo ha sido necesario que transcurriesen diez años desde que se cerrara la Boca del Infierno para que la chica en cuestión cambie de opinión. La chica en cuestión, por supuesto, es Sarah Michelle Gellar quien ha dicho a preguntas de EOnline:

“Si hubiera una buena historia podríamos hacerlo”
La película, se refiere a la película sobre Buffy, La Cazavampiros. La  noticia saltó el pasado 31 de julio, Sarah Michelle Gellar declaró, por primera vez en diez años, estar dispuesta a rodarla "If there was ever the right story, we would do it", dijoY añadió, por si quedaba alguna duda de su implicación, que era algo de lo que siempre habla conJoss Whedon, el creador de la serie (enlace a EOnline). Una gran novedad porque es sabido que si Buffy se canceló en la séptima temporada fue, principalmente, porque Sarah Michelle Gellar se negó a renovar contrato.

Sus palabras en febrero de 2003 a EW fueron:“Siempre es preocupante un espectáculo cuando ha estado en emisión por mucho tiempo, especialmente si es un éxito de culto” y añadió que ya el año anterior había mucha gente dispuesta a cancelarla así que cuando empezaron fuerte la séptima temporada pensó: “Así es como yo quiero salir, estando arriba, en nuestro mejor momento.'' (enlace) Y la Boca del Infierno de Sunnydale se cerró después de una lucha titánica de las cazadoras con la ayuda de la magia de Willow y el supremo sacrificio de Spike.



No cabe duda que interpretar durante siete años al personaje protagonista de una de las series más grandes de la televisión (recientemente la revista EW la incluyó en el octavo lugar de las 10 mejores series de la historia de la televisión) debió ser extenuante, absorbente y totalmente alienante. Es entendible que Sarah quisiera irse a lo grande y aprovechar la fama de Buffy para relanzar su carrera cinematográfica. Sin embargo, al mirar su currículo en IMDb, resulta que lo más exitoso lo hizo mientras Buffy estaba en emisión: "Se lo que hicisteis el último verano" Crueles Intenciones por la que ganó un MTV Awards al mejor beso, lésbico). Mientras que en televisión, en estos diez años, sólo ha hecho la serie Ringer (CW) en la temporada 2011-12 que fue cancelada. Parece que por mucho que se esfuerce no logra librarse de Buffy, el personaje de la cazadora ha marcado su carrera.


El porqué ahora cambia de opinión y dice lo que dice sobre la película de Buffy  puede ser más un recurso publicitario que una realidad. En otoño, Sarah Michelle Gellar, por primera vez, estrena serie en una de las cuatro grandes cadenas de televisión norteamericanas, Los Locos en la CBS, con el actor Robin Williams como coprotagonista y anda de promoción. Visto el éxito de financiación obtenido por el proyecto de la película sobre Veronica Mars (5 millones de dólares) todo el mundo anda haciendo listas de qué series podían pasar al cine y preguntada la actriz no dudó en afirmar la posibilidad, al menos ha obtenido un titular y ha removido la nostalgía de las fans.



Eso sí, ya no será la magia de Willow quien devuelva a la "vida" a la Cazadora sino un buen guión. Y este es el quid de la cuestión, porque la actriz ha dicho: 
“Si hubiera una buena historia...”
¿Cuál sería entonces un buen guión para la nueva película Buffy, la Cazavampiros? Por supuesto los fans están divididos, pero leyendo los comentarios que han aparecido en las revistas on line, (aqui) y (aqui) son mayoritarias las opiniones de quienes quieren que haya una película para que... Buffy y Angel (redimido de sus muchos pecados y en carne mortal) terminen juntos. ¡Ah, el amor!





Y eso es un problema. Un guión con temática adolescente no tendría mucho sentido, cada generación tiene sus iconos y las jóvenes de hoy en día están más por los vampiros de diseño de la saga Crepúsculo o los desatados y desinhibidos de True Blood que por los torturados de Buffy; aunque el romanticismo nunca muere y menos entre las que en su día fueron y siguen(mos) siendo fanáticas de la serie y sin duda las más entusiasmadas por la hipotética película. Ni siquiera consideran problema el paso del tiempo, lo racionalizan bien, al volver a ser mortal Angel habría envejecido.


David Boreanaz en carne mortal tomando el sol este verano. 
El problema, el gran problema es que el final de la relación de la pareja Buffy/Angel ya lo estableció el creador de la serie, Joss Whedon, en el episodio de la quinta temporada de Angel, titulado, precisamente La Chica en Cuestión. Un episodio que cuando lo vi en su día, al igual que a casi todos los fans, no me gustó. No entendí la broma y nada supe de la posible venganza contra la antigua estrella que se negó a participar en el final de Angel (a pesar de que David Boreanaz si lo hiciera en su día en el final de Buffy)


Pero La Chica en Cuestión, visto ahora, después de nueve años, gana muchos enteros; dada la ausencia de la actriz no podía haber sido de otra manera. Un episodio autoparódico, en el que los dos vampiros con alma llevan su enfrentamiento por la chica al límite

Escrito por Steven J. De Knight y Drew Goddard y dirigido por David Greenwalt, el creador de la serie junto con Joss Whedon, muestra a Angel y Spike comportándose irresponsablemente, como dos adolescentes salidos que, olvidándose una y otra vez de la misión que les ha llevado a Roma, buscan a Buffy, para salvarla (eso piensan ellos) de las garras del Inmortal (un archienemigo de Angelus y Williams el Sanguinario), ser dotado de todos los dones que una mujer inteligente pudiera desear


Dos auténticos payasos, Angel, "el listo", y Spike, "el bobo" que en un espectáculo circense, con puñetazos a mansalva terminan perdiendo a Buffy. La chica en cuestión se ha enamorado verdaderamente del Inmortal.


La escena de pelea en la discoteca romana, con la melena de la nueva ragazza del Inmortal ondeando en la pista de baile, en la que terminan pegándose puñetazos uno al otro mientras de fondo Dean Martin canta "Take me in your arms" es genial. E interesantes, muy interesantes para la cuestión son los diálogos de los últimos minutos del episodio, cuando la pareja acepta a regañadientes su fracaso:

— "No está bien cocida. Tengo que esperar a que encuentre su yo —dice Angel, recordando las palabras con las que Buffy le despidió en el penúltimo episodio de la serie, y con rabia y enfado añade— Exacto, mientras yo espero, el Inmortal se come la masa de las galletas.

— Spike, ¿está Ángel llorando?—pregunta Andrew, el amigo de Buffy que comparte su apartamento en Roma.

— No, todavía, no —responde Spike.

No llores, tío grande —dice Andrew—. El Inmortal es cool pero no es para tanto, también tiene defectos.

Angel y Spike se vuelven esperanzados.— ¿De verdad? ¿Qué defectos?


— La cuestión es que ella está madurando. Haced vosotros lo mismo. Igual un día la alcanzáis o uno de los dos, pero como sigáis así se os va a escapar de verdad.

—Es una tontería… —dice Spike

— Nosotros… —dice Angel

Persiguiéndola como dos adolescentes calzonazos —termina Spike.

—Buffy os quiere a los dos, pero tiene que vivir su vida —les consuela Andrew—, la gente cambia. Deberíais intentarlo.

Y la última escena, a su regreso en Los Ángeles  después de descubrir que  el Inmortal les ha enviado la cabeza que fueron a buscar, Spike le pregunta a Angel


— ¿No podríamos encerrarla en una caja dónde nadie pueda tocarla jamás?

— No nos dejaría hacerlo —responde Angel después de sopesar la idea—, Buffy es bastante fuerte.

— Podemos hechizarla.

— Se daría cuenta, es muy lista.

—¿Entonces qué hacemos? —pregunta Spike— ¿Tenemos que aceptarlo y punto, seguir con nuestra vida?

— Me temo que sí —responde Angel.

Y entonces en uno de esos giros espectaculares que caracterizan a Spike dice:

— Bien, no hay problema, pensaba hacer eso de todas formas.

— Si, yo también —dice Angel.

— De hecho ya lo estoy haciendo ahora mismo, lo estoy superando —dice Spike.

— Sí —responde Angel lacónico—. Exacto.

— En este mismo momento.

A superarlo —dice Angel."