martes, 5 de marzo de 2013

¿CUÁNDO ESTRENA LA SEXTA LA NUEVA TEMPORADA DE BONES?



Aún no hay fecha prevista de emisión,  no obstante, La Sexta ha comenzado la promoción del estreno de la Octava temporada. Aquí podéis ver el vídeo (pinchad enlace)

Nadie lo sabe. Y las fans españolas de Bones andan últimamente apesadumbradas y quejicosas. Han transcurrido  siete meses desde que la octava temporada se estrenara en Estados Unidos y la Sexta, la cadena propietaria de los derechos de emisión en España, no sólo no ha anunciado su estreno sino que cuando se le pregunta por posibles fechas dan la callada por respuesta.

La Sexta viene emitiendo Bones desde 2006, son coetáneas, ambas se estrenaron en 2005, la serie en septiembre y la cadena inició sus emisiones de prueba en diciembre. Una de las estrategias de lanzamiento de la Sexta  fue apostar por las series norteamericanas en prime time, lo que por aquellas fechas ya ninguna cadena nacional hacía. Con Bones y sus fans ha sido hasta ahora respetuosa y los estrenos de las temporadas se han sucedido con dos o tres meses de retraso solamente con respecto a su estreno en los Estados Unidos, a veces incluso unos días antes que en la televisión de pago.

Algunos blogs achacan el retraso a la fusión entre la cadena de Mediapro y Antena 3 que ha cambiado el funcionamiento de la Sexta. Ahora las decisiones de programación se toman para el  grupo de comunicación Planeta en su conjunto,  valorándose por tanto la repercusión que la emisión de Bones podría tener en las audiencias del grupo y la competencia con las series propias de Antena 3.
Decisiones de programación basadas, como debe ser, en el mercado, esa entelequia que rige nuestras vidas mientras Dios duerme. El mercado de la publicidad, claro está, no el de fans por muy leales que sean las de Bones. Mercado del que, en el pasadoejercicio, el grupo Planeta obtuvo 639 millones de euros, por detrás de los 821 millones del grupo Mediaset (Telecinco-Cuatro). Mercado en recesión, afectado, cómo no, por la crisis económica. Las estrategias para obtener esos 200 millones que les aventajan son merecedoras de un capítulo del “Arte de la Guerra” de Zun Wu.  Y así, ayer, lunes 4 de marzo, la Sexta, que había anunciado el estreno de la tercera temporada de The Wallking Dead, lo postpuso sine die para no hacer competencia al de Splash (famosos dándose panzadas en la piscina), programa con el que Antena 3 ha sido lider del prime time, más de 4.400.000 espectadores. Batalla ganada.


 Si se examina la parrilla de ambas cadenas, por ejemplo en esta semana del 4 al 11 de marzo, se ve claramente la estrategia. La Sexta emitió el lunes la quinta temporada del “El Mentalista”, una serie procedimental perfectamente digerible para personas mayores asegurándose una audiencia entre el millón y el millón y medio de espectadores. Los martes “El Taquillazo”, con una media similar, este martes “Sahara”, nada menos que con Penelope Cruz y Matthew McConaughey, película antiquísima que no hará sombra a la joya de la corona planetaria, la serie “Gran Hotel”, lo mismo ocurre el miércoles, Antena 3 emite “Luna, el misterio de Calenday la Sexta otro peliculón “El Castigador 2”. El jueves, está por definir en ambas cadenas y los fines de semana el prime time de la Sexta se dedica a los programas políticos “La sexta columna”, “La Sexta noche” y “Salvados”. Está claro que el grupo ha puesto en práctica el principio de división del trabajo y ha especializado a sus cadenas. Unos agitan el árbol y otros recogen los millones de la publicidad.

Pero estas razones mercantiles con ser importantes no justifican suficientemente, ante las leales y legales fans de Bones, que no disponen de televisión de pago, el retraso en el estreno de la octava temporada. Son razones impuras, propias de gente amantes del vil metal, no de un grupo que se vanagloria de emitir contenidos especialmente blancos dedicados a la familia y más ahora que en la octava los protagonistas de Bones son por fin una familia. Y además que Bones es ya tan pequeñita (en su mejor dato de audiencia allá por la quinta temporada no llegó a los dos millones de espectadores), que poco daño puede hacer a las series de Antena 3.

¿Qué razones hay entonces? ¿Qué otros motivos puede haber para que un grupo tan familiar y blanco se arriesgue a incurrir en la ira de unas fans tan fanáticas como las de Bones? Después de un enjundioso estudio  del hecho televisivo español he llegado a concretarlas en cuatro de sin igual blancura, a saber:




Bones no está protagonizada por Belén Rueda.

Indiscutible. Belén Rueda es la reina de las series de televisión en España. Desde 1997, cuando debutó en Telecinco de la mano de José Luis Moreno como azafata en ViP Noche, no ha dejado de estar presente en las pantallas españolas. Un año tras otro. Si bien al principio actuaba como presentadora, desde que en 1997 debutó en Médico de Familia ha ido encadenando un año tras otro, una serie tras otra, todas de gran éxito y repercusión. Pocas actrices españolas o extranjeras pueden presumir de tener un currículo tan completo. Médico de Familia, Periodistas, Siete vidas, Los Serrano, La Princesa de Eboli, El Barco, Luna, el misterio de Calenda. Currículo que le ha permitido hacerse con un nombre en el cine patrio y de la mano de Alejandro Amenabar  y su Mar Adentro entrar en el Olimpo del star system al conseguir un Goya a la Actriz revelación  en el año  2004 y un Oscar a la mejor película extranjera. Emily Deschanel, la protagonista de Bones,  nada tiene que hacer frente a ella. La doctora Brennan, el personaje que interpreta, tan racionalista lo comprendería. El trono de la televisión en España es de Belén Rueda y a la Deschanel le queda mucho por hacer para desbancarla.


Hay que dar de comer al hijo de Candela Peña. 

Esto no admite discusión.  La comida del hijo de Candela Peña es sagrada por eso lo sacó su madre a relucir en la pasada Gala de los Goyas. Qué sí, que es de muy mal gusto, en los tiempos que corren de hambre, paro y contenedores, seguir entregando nuestros pocos euros a los millonarios de Hollywood. David Boreanaz y Emily Deschanel, que cobran más de doscientos mil euros por episodio (24 por temporada), no tienen problemas para alimentar a sus hijos ni saben de crisis ni desahucios. En cambio el star system patrio (que no se llame Belén Rueda) las pasa moradas, aunque por pudor no hablen de ello. Según datos del 2011, los protagonistas no cobran más de 30.000 euros por episodio. Amaia Salamanca cobró sólo 6000 en la primera temporada de Sin Tetas no hay Paraíso

No tienen razón quienes culpan de la baja calidad de las series españolas a los costes del casting, aunque en algunas producciones sean más de la mitad del presupuesto. Seamos solidarios. Fomentemos el consumo televisivo de ficción española. Es un sector de producción que da trabajo a un gran número de personas y con más de cinco millones de parados no se debe ir regalando el dinero a las cadenas americanas. Por una vez y sin que sirva de precedente, seamos nacionalistas. Consumamos series españolas, que los euros se los lleven Miguel Angel Silvestre, Amaia Salamanca, Beatriz Carvajal, Carmen Machí, etc. Redundará en beneficio de todos. 


La Sexta es Serial lovers. 

Haber quién se lo discute. La Sexta ha sido la cadena que más series de éxito de la televisión norteamericanas ha emitido, entre ellos Bones. Pero seamos justos, estamos en 2013 y  por mucho que les duela a las fans,  Bones ya no lo es, al menos en España. La pareja de Booth y Brennan ya no enamoran al personal, sobre todo a la blogosfera. Ningún creador de opinión, de los que con un twitt generan un trending topic, la mantiene en su agenda. Hace dos temporadas, como poco, que los hipsters la abandonaron.

Tienen que admitir las fans que Bones solo es un procedimental más y no de los de más calidad, que ha quedado anticuado, que sus guiones son mediocres, los casos aburridos, sus cadáveres asquerosos y la pareja protagonista ha envejecido mal y andan los dos sobrados de kilos. 



Jordi Evole debe seguir salvándonos. 

Porque sin él seríamos marionetas en manos de los grandes especuladores. Porque es nuestro Guerrero del Antifaz, a cara descubierta, nuestro Capitán Trueno sin espada, nuestro Crispín sin labia y nuestro Goliat sin cachiporra. Porque con sus preguntas ingenuas deja al descubierto las iniquidades de los malos de este mundo.

Porque en tiempos difíciles como los de ahora necesitamos lideres que sean capaces de poner entre las cuerdas a los corruptos que se están llevando calentito el pan del hijo de Candela Peña y el de nuestros hijos; líderes de verdad, de los que representan al pueblo, los que les dan la voz que otros les quitan.  Porque sin Jordi Evole los pobres de espíritu de esta España de podredumbres y culebras seriamos de nuevo vencidos.

Porque después de cinco años en antena por fin ha conseguido, el domingo pasado, ser líder del prime time con más de un 20 por ciento de audiencia.


Y además que Bones, como todos los procedimentales policiacos, es en realidad un mensaje subliminal de los grandes grupos de dominación mundial, los que nos dicen, cuando atrapan al malo, y siempre lo atrapan, que todo está bien, que la justicia reina en el mundo. Y no es verdad. Los malos siempre ganan y al menos Jordi Evole nos lo cuenta. 



Pero no tienen porqué estar tristes las fans de Bones, ni considerarse maltratadas por el grupo Planeta. No les da la Octava, pero al menos les da consuelo…






La parrilla de televisión está saturada de Bones. Es sin duda la serie de la que más episodios semanales se emiten. Esta semana 48 episodios, entre la Sexta y la televisión de pago. Y además, que nada se pierden, que la octava temporada, salvo cuatro o cinco episodios puntuales, está resultando la de las causas perdidas, ramplona y sin apenas interés. Que si quieren disfrutar de verdad de su serie favorita  vean de nuevo la primera temporada que esa sí la emite de nuevo la Sexta y desde el primer episodio. Cuando los casos eran interesantes, cuando entre Booth y Brennan había tensión sexual no resuelta y no un omnipresente doctor Swett.  

Si las boneheads quieren disfrutar de Bones ya saben de cuatro y media a cinco y media todas las tardes en la Sexta.