martes, 3 de septiembre de 2013

BONES. El Inicio de la Novena Temporada.


El comentario sobre The Secret in the proposal, el primer episodio de la novena temporada, se encuentra en este enlace (aquí)

El Secreto de la Propuesta es el título del episodio con el que se estrenará, el 16 de septiembre en Estados Unidos, la novena temporada. Y no, no es necesario disponer del olfato de Mary Poppins para percibir que el viento ha cambiado en el set de Bones; ni siquiera haber leído el aluvión de spoilers con el que nos han entretenido este verano los productores; sólo con echar un vistazo a los trailers promocionales se comprende que para Bones y sus seguidores están por llegar buenos tiempos.

Porque la verdad es que, desde que el mundo es mundo, hay un tiempo para cada cosa, un tiempo para amar, un tiempo para sufrir, un tiempo para la alegría, un tiempo para el enfado. Con El Secreto de la Propuesta comienza para Bones el tiempo de la reconciliación.


Hart Hanson se ha incorporado al set, a abierto su bolsa de viaje y a sacado de ella el manual del buen terapeuta para la resolución de conflictos. Y no, no es algo cuestionable, es cierto, aunque en el primer trailer el doctor Hodgins pregunte en la escena del crimen eso de "¿Estamos en guerra con la CIA?"




El comunicado de prensa lo aclara: "El equipo del Jeffersonian investiga el asesinato de Jason Siedel, un contable del Departamento de Estado, cuyos restos fueron encontrados en una unidad de aire acondicionado de un hotel. Cuando durante la investigación Booth se encuentra a un viejo amigo del ejército y agente de la CIA, Danny Beck (Freddie Prinze, Jr.), limpiando el condominio de la víctima, se da cuenta de que puede haber en el caso más sospechosos de los que habían previsto".




Y aunque parecía que no iba a llegar, ya está aquí, menos de quince días quedan para el comienzo de la novena temporada, y es que el tiempo vuela a velocidad de vértigo cuando ningún viento contrario le pone impedimentos (perdón por el pareado, no he podido resistirme); pero ha sido necesario que transcurriesen estos tres meses de zozobras para que, el malentendido, que ha mantenido "separados en el corazón" a Booth y Brennan, esté por concluir, para que el tiempo de la desconfianza de paso al tiempo de la fe.

Según el comunicado de prensa: "Booth buscará a Aldo Clemmens (Mather Zickel), un sacerdote amigo suyo de la época en el ejército, para pedirle que le ayude en su relación con Brennan ahora que Pelant ha puesto una cuña entre ellos. Mientras tanto, Brennan se debate entre tener fe en Booth o poner fin a su relación con él".



Y si el tiempo de la fe ha llegado para la pareja, para los seguidores llegará el tiempo de disfrutar. Hart Hanson, resuelto con éxito su conflicto interno, ha recuperado su creatividad, y como la singular niñera de los Banks, ha abierto de nuevo su bolsa de viaje y esta vez ha sacado un frasco bien grande con una etiqueta en la que pone "Una cucharadita todos los lunes antes de acostarse". Y así durante seis lunes (de septiembre a octubre) les dará a cada uno de los fans una cucharadita con el sabor a su Bones preferido.

A los más románticos, con sabor a tarta nupcial y para ellos habrá boda, no importará cómo vaya a suceder, si habrá luna de miel antes de la despedida de soltero o después, si la doctora vestirá de blanco o llevará algo prestado, si será tradicional y católica o por el rito hawaiano. Lo importante será ver desfilar a Brennan por el pasillo central y a Booth, enamorado esperándola ante el altar; en mi casa, en esos instantes prometo que sonará la canción de José Guardiola, esa que empieza con "Blanca y radiante va la novia..." y se beberá champán.




Para los sistemáticos y racionalistas la medicina sabrá a sorbete de limón, para ellos se acabará la desorganización, los casos serán intrigantes, a veces dramáticos, a veces divertidos; en todos la investigación policial complementará a la del laboratorio, Booth buscará pistas y los interrogatorios tendrán menos importancia en la resolución del crimen. Por supuesto se acabarán las pelucas infernales, los episodios de relleno y, por fin, las relaciones de la pareja, sus conflictos y sus alegrías, estarán serializadas.



La infernal peluca de Brennan, símbolo de lo que estaba por venir en la octava.

Para los más golosos, los encariñados con todos los personajes, incluida Daisy, sabrá a tarta de chocolate. Y será la interna metementodo y su racionalidad científica quienes harán desistir a Brennan de racionalizar el rechazo de Booth y aceptar cuánto lo necesita. En la lógica de la Brennan de las seis primeras temporadas un amor que fuera fuente de dolor sería rechazado de inmediato. 





Para los más familieros la cucharada sabrá a arroz con leche, y para ellos ha previsto la reaparición del abuelo, la madre, el hermano y de Parker, el hijo desaparecido de Booth, el padre y la prima de Brennan y hasta un pariente de Hodgins… Pero además, y para abrir boca, en El Secreto de la Propuesta, nos presentarán a dos viejos amigos de Booth a los que aún no habíamos tenido el gusto de conocer: un ex sacerdote y un agente de la CIA. 





Para los hombres y mujeres de acción, sabrá, no me cabe duda, a un buen escocés, ese que Booth guarda para las grandes ocasiones, y para ellos ha previsto, si las imágenes promocionales no nos engañan que Booth deje el mullido sillón de su despacho, por el que tantas tonterías hizo en el episodio The Crank in the Shaft de la cuarta temporada. Será una gran alegría el día en que recordando el consejo que le diera Stewie, el dibujo animado, se decida de una vez a Ser un hombre, hacerlo el mismo directamente, matar a Pelant, por supuesto. 


Y si esto es así o se aproxima, para cuando llegue noviembre todos los conflictos se habrán resuelto, y habrá que felicitar a los productores de Bones, porque después de ocho años han vuelto a dar a los fans razones suficientes para disfrutar, maldecir, soñar, bendecirlos o querer asesinarlos, que de eso va el fenómeno fan: de irracionalidad y sentimentalismo.

P.P Si queréis saber más cosas de las que van a suceder en El Secreto de la Propuesta, Marisa Roffman de Give me my Remote acaba de postear unas cuantas (aquí el enlace)