miércoles, 8 de julio de 2015

Bones. Reseña episodio The Parts in the Sum of the Whole (5.16)

Es verano, apenas hay noticias y para mantener activo el blog vamos a publicar reseñas de viejos episodios. Sus autoras son lectoras del blog. La primera en publicar fue Elizabeth Rettig que hizo la reseña del episodio que la convirtió en fan de Bones "The Man in the Fallout Shelter"; hoy es Anna Bellido Branchadell quien la hace de uno de los episodios más significativos de Bones, nada menos que el 100, en los próximos días se publicarán las reseñas de: El Piloto, El Hombre en la Pared, La Mujer en el Limbo. Espero que os gusten y disfrutéis con los buenos recuerdos que os traerán (Marien).



The Parts in the Sum of the Whole (5.16)

Por Anna Bellido Branchadell.

Sweets ha acabado el libro sobre la relación de Brennan y Booth, pero ellos lo leen y no es nada de lo que paso en realidad entre ellos, por eso piensan que es buena idea contarle a Swetts la verdad sobre cómo comenzó su relación.



Los dos van al despacho de Sweets y le cuentan la verdad sobre su relación y Sweets les escucha su historia con interés. 



Todo comienza con una chica que la habían visto por última vez en Washington pero su cuerpo lo habían encontrado en New York en un vertedero, pero la policía había perdido las esperanzas en encontrar al asesino de la chica.


Por eso no dudó Cam en darle a Booth el nombre de la doctora Temperace Brennan, para que el ayudara a resolver el caso y a atrapar al asesino.


Una vez allí Booth se quedó sin palabras fue amor a primera vista y cuando terminó se presentaron, entre ellos dos salto la chispa y algo más, y por su puesto ella acepta a ayudarle a resolver el caso.


Booth como un compañero le dice que tiene sospechas de un el juez federal, Myles Hasty, pero no lo puede detener por falta de pruebas. se ponen manos a la obra para encontrar pruebas que lo incriminen.


Brennan va en busca de su amiga Angela para que le ayude a ponerle cara a la víctima y le dice que le pagara bien para que se vaya a París y ella acepta. 


A Caroline le enseñan las pruebas que tienen pero no son suficientes para detener al juez, pero Booth y Brennan van hacerle unas preguntas sobre la chica.

Al llegar los dos interactúan si tienen pareja los dos dicen que no y Brennan no duda en decir que estaría bien salir juntos pero él dice que no pueden salir juntos porque son las normas del FBI no dejan salir con nadie ya sea ayudante o agente.


Después interrogan al juez y él no duda en contestar las preguntas  pero se pasa de listillo al hablarle mal a Brennan ella se defiende con darle un puñetazo en la nariz dos veces, y Booth se queda sin palabras.

Caroline se entera de lo sucedido y dice a Booth que la tiene despedirla, Booth dice que ha sido en defensa propia pero Caroline no tiene compasión y le dice que la emborrache. 


Booth lleva a Brennan a un bar y se emborrachan los dos y entre copa y copa le dice que esta despedida por dar un puñetazo a un juez.


Y ella dice que ahora nos podemos acostar, salen del bar.
Booth: quiero contarte una cosa.
Brennan: ya sé que eres descendiente de Josep Booth.
Booth: por el momento que quede entre nosotros, tengo un problema con el juego pero me estoy recuperando
Brennan: ¿por qué me cuentas eso?
Booth: porque creo que puede ser importante y tengo ganas de besarte. 


Se besan pero ella se va en un taxi y se despiden y cada uno para su casa.


Sweets: os besasteis
Boooth: sí
Brennan: con lengua
Al llegar al día siguiente Brennan anuncia que ya nos han despedido y pide a Zack que le entregue las pruebas al FBI y Zack se las entrega .
Cam le dice a Caroline que las pruebas son muy concluyentes y Caroline le dice a Booth que vuelva contratar a Brennan, él hace caso y la vuelve a contratar pero ella no le gusta que den órdenes y él le coge el brazo y ella le da un bofetón y se va enfadada. 


Al final encuentran pruebas que el asesino es el juez Myles Hasty y lo encierran.
Sweets al final tira el libro y se deprime.


Booth: quiere intentar su relación
Brennan: ¿te refieres a nosotros? el FBI no nos dejaría
Booth : no digas eso no es excusa para...
Y se besan.


Brennan: no
Booth: ¿por qué?
Brennan: tú crees que me proteges pero tú eres el que necesitas protección.
Booth: ¿protegerme de qué?
Brennan: de mí, yo no tengo tan abierto el corazón como tú, yo no soy apostadora, soy una científica, no puedo cambiar, no sé cómo hacerlo.
Booth: yo tengo que seguir con mi vida, voy a encontrar a alguien que me ame por 30 ó 40 años
Brennan: lo sé, ¿podemos seguir trabajando por favor?
Booth: vale como quieras.


Y se van juntos.
¿Quién les diría que después de 10 años estarían casados y con dos hijos y felices juntos y espero que por muchos años más.