miércoles, 15 de julio de 2015

Bones. Reseña ep."The Boneless Bride in the River" (2.16)


Por Tamara Muñoz Rivero.

He elegido este capítulo porque al volver a verlo después de lo que pudimos saber posteriormente lo vi con otros ojos. He de comentar que a mí no me gusta analizar el comportamiento de Booth y Brennan como personajes que tienen detrás un equipo de guionistas (sé que eso es lo que son) me gusta verlos como dos personas que nos están contando una historia, que actúan por sí mismos, que evolucionan con el paso del tiempo como podemos hacerlo tú y yo y no como producto de la Fox.  

Este episodio comienza con Booth y Brennan llegando a la escena del crimen. A estas alturas Brennan tiene una relación algo más seria  con Sully, con quien debería estar disfrutando de sus vacaciones por lo que no se corta un pelo al expresar su malestar porque Booth ha osado interrumpirlas.




Han encontrado un baúl sumergido en un río, y dentro unos restos de una mujer a la que le han extraído todos los huesos. Una vez en el laboratorio Cam, Zack y Ángela la examinan. Es necesario reconstruir el cráneo, solo hay que invertir el proceso habitual de trabajo, pero la artista se niega, por Dios ella es humana, no hace esas cosas. Sin embargo sí que da un dato, la chica es asiática. Después de intentar dilucidar el método de la extracción de los huesos, de ver a Booth hacer todas las muecas posibles que un ser humano pueda manifestar y de saber que Hodgins tiene pistas sobre el tiempo que estuvo sumergida la víctima en el agua, Brennan sigilosa se levanta e intenta huir ante la mirada de sorpresa de sus compañeros “Sin Huesos no hay Huesos” claro que sí, ella está de vacaciones.

Y por eso va en busca de Sully, incluso a ella le resulta raro, pero prefiere pasar el tiempo con él a trabajar. Tal vez por primera vez en mucho tiempo prefiera disfrutar, relajarse y divertirse. Y claro, quien mejor que Sully, quien está pensando en comprar un velero, no sin antes probar  un divertido juego, una especie de “Freng shui sexual” y aunque ella no cree que eso exista, acepta encantada empezar, para qué esperar a que caiga la noche. Aunque no le durará demasiado la diversión, ya que Cam a través de unas radiografías encuentra una rótula en el cuerpo de la víctima y sus vacaciones son interrumpidas una segunda vez por su adorable compañero.


Sin embargo sabe que Booth no la necesita, Zack averigua que la víctima se pasaba mucho tiempo en cuclillas y que tenía veintipocos años cuando murió. Es perfectamente capaz de llevarlo solo. Y se vuelve a marchar, no sin antes descubrir dónde, posiblemente, se crió la víctima. Ahí se queda Booth, solo nuevamente.

Después de haber asistido a un espectáculo perverso en el que Hodgins y Zack intentan inflar la cara de la víctima, Ángela se apiada de ella y decide buscar coincidencias. Mientras esperan, se produce una conversación entre ella y Booth sobre Sully.  Ángela opina que es un espíritu libre, un romántico, lo que pone alerta a Booth ¿acaso él no? Por favor  “No hay nadie más libre que Seeley Booth” tal y como él mismo expresa. De esta escena no sacamos solo que Booth le tiene algo de envidia o puede que algo de celos a Sully, sino además el nombre de la víctima: Li Ling Fan.

El primer sospechoso, su prometido Harper, afirma que él no fue, Booth no le cree, alguien que huye así no tiene muchas opciones, también le van las armas, los golpes y tiene antecedentes. Además el agente tiene un sexto sentido, sabe leer a las personas y al verse acorralado el sospechoso huye, y ante nuestros ojos vemos como se le escapa.



De nuevo en el velero Brennan y Sully conversan sobre por qué no han navegado juntos, él la quiere como tripulación pero “¿y si te fugas con un pirata?” pregunta acertada, cual pirata sigiloso Booth asoma la cabeza, tercera vez que interrumpe las deseadas vacaciones de Brennan. Tienen un libro chino, y no busca a Cam para averiguar si alguien sabría traducirlo en el laboratorio que ella dirige, no, busca a Brennan. Sully,  sabe que no les dejará en paz, y resignado opta por ayudar a resolver el caso. A la tercera va la vencida, fin de las vacaciones.

Brennan pide ayuda a un antropólogo cultural quien diluye que el sospechoso tiene una obsesión por lo chino. Puede que el caso tenga que ver con referencia a un viejo ritual chino. Si un joven soltero muere la familia entierra sus huesos con los de una mujer. Esa será la nueva línea de investigación.




Consiguen averiguar que  una  agencia de contactos fue quien expidió la visa a la víctima. Mientras se dirigen a interrogar a la propietaria nos regalan un camino en coche, de los que soy fan totalmente absoluta. Esos piques a los que nos tienen acostumbrados. Booth habla de su terapia. Saca como tema de conversación los superlativos, en concreto “Perfecto” ese superlativo no significa nada ¿Quizás sea porque Sully es perfecto? Pero científicamente si existen los números perfectos, por ejemplo. Booth no se rinde, en terapia ha aprendido que las afirmaciones categóricas son falsas. Al afirmarlo es una afirmación categórica, por tanto también falsa. Brennan vuelve a quedar por encima, y Booth vuelve a sacar otra baza y le cuenta que hablan de ella en la terapia, sorprende a Brennan con ello, le interesa saber qué dicen de ella. Pero cual niño que le ofrece un caramelo se lo quita de los labios. No, la terapia es solo suya y no le piensa decir nada. Brennan fastidiada no puede hacer nada, únicamente apretar los labios y dar la victoria a Booth.

La agencia cobra por emparejar a sus clientes. La pareja no cuajo. La victima debió volver a su país, pero no, está muerta, puede que Harper la matara, Brennan se lo reprocha a la dueña de la agencia y Booth le pide que pare con la mirada, no es culpa suya. Gracias a los datos que le dan de Harper consiguen averiguar que se ha creado una identidad falsa.

Gracias al colega de Brennan descubren que una familia está interesada en pagar por una novia, Booth se toma la situación de forma incorrecta por lo que Brennan le reprende, no lo hace de forma intencionada, simplemente no lo entiende. La doctora necesita tener una muestra de los huesos para avanzar, necesitan infiltrarse en la ceremonia.



Una vez en casa de una de los familiares de la ceremonia Booth disfruta viendo que Brennan no es del agrado de la anfitriona, porque aunque no sabe chino cuenta con su siempre acertado sexto sentido. Rebuscando entre baratijas Brennan encuentra un hueso, el cual cambia por otro. Y cuando parece que todo se viene abajo porque la “abuela china” les pilla casi con las manos en la masa, Brennan se gana la simpatía de la señora hablando algo en chino, me encanta esa escena.

Una vez en el laboratorio descubren que el hueso no es de Li Ling fan. Booth cual niño chivato de primaria ante la directora le confiesa a Cam que Brennan ha robado el hueso, a lo que Brennan se defiende, ha usado el truco del cambalache, no es un robo, solo un intercambio. El hueso debe pertenecer al novio en la ceremonia.




Sully interrumpe la conversación, y comunica a Brennan que se ha comprado el velero. Tiene que hacer una pregunta importante y quiere que ella se lo piense, que se lo piense de verdad. Se va al sur, se toma un tiempo libre y se marcha. Brennan se asusta, se acabó, la deja. Lo que no se esperaba es que él quisiera que le acompañara. Turbada traga saliva, no es el primero que sale de su vida, pero hasta ahora sí el único que quiere escapar con ella. Toman distancia, Brennan no es capaz de asimilarlo y por un momento rechaza su abrazo. Sin embargo luego se lanza sobre él, en ocasiones pasadas simplemente se habían dedicado a huir dejándola a ella atrás.


Brennan en busca de auxilio irrumpe en el despacho de Ángela, confundida y aterrada no sabe lidiar con sus sentimientos así que acude a su siempre fiel amiga simplemente repite una y otra vez: Hazlo. No hay nada que se lo impida, es hora de disfrutar la vida al lado de un buen tío y una brisa tropical. Y Brennan sonríe con la idea, y si, puede que ya sea hora. Seguirá habiendo malos y crímenes cuando vuelva. Brennan suspira y medita, sí, seguirán ahí cuando regrese.

 Zack tiene el nombre de la persona a quien pertenece el hueso que Brennan intercambió. Hablaran con la familia para determinar si la novia era Li Ling fan. Durante el interrogatorio vemos a Brennan acompañada de su colega. Él enfadado le echa en cara haberse convertido en una herramienta del sistema, mientras antes de dedicaba a una verdad más atemporal lo cual la deja pensativa ¿tanto se ha alejado del camino? Mientras tanto Booth habla con los padres de William, los cuales no están dispuestos a colaborar. No le queda más remedio que exhumar los huesos del joven chino.


Mientras exhuman el cadáver Brennan pone al día de los acontecimientos a Booth, éste le dice que lo siente cuando le comenta que Sully quiere irse al Caribe. No se le pasa por la cabeza que le haya pedido que le acompañe. “Quiere que me vaya con él” y Booth se queda sin palabras. Mira al vacío mientras intenta no reaccionar. “¿Crees que debo ir?” pregunta Brennan casi suplicante, se miran hasta que él responde “Sí” y es entonces cuando Brennan frunce el ceño y aparta la mirada. No es esa la respuesta que ella esperaba. Y como invocando la conversación que tuvo con Ángela Booth sabe qué es lo correcto, sabe lo que quiere para ella  “Una persona tiene que ser libre. Esto es como una cárcel”




En la exhumación descubren que no hay cadáver en el ataúd y gracias a una mosca que Hodgins encuentra averigua cuando fue desenterrado el cadáver. Se descompuso muy rápido, ataúd mal sellado, medio metro de profundidad y cuerpo mal embalsamado lo cual hace sospechar a Brennan que la funeraria es cómplice, querían que se descompusiese rápido. Hay que interrogarles. En el despacho de Booth hablan con los propietarios de la funeraria. Mantienen vivas tradiciones ilegales, pero a ellos solo les preocupa la chica asesinada y para ello necesitan analizar los huesos. Si no es ella, permitirán que la ceremonia se lleve a cabo.

Una vez en la ceremonia Brennan identifica los huesos tanto de William Chang como de Li Ling Fan, lo que confirmarán una vez en el laboratorio, donde Ángela llena de extravagancia piensa que son perfectos el uno para el otro, que sus espíritus llegaron a conocerse y ahora quieren unir sus huesos y decide hacerles un retrato de boda ante la incredulidad de Cam y Zack, preocupados por coger al asesino.




A Booth se le ocurrió infiltrar a Sully en el caso, que intentase comprar un arma china para ver si el sospechoso se pondría en contacto con él. Mientras Sully espera al sospechoso Brennan y Booth esperan en el coche, Booth insiste en la conversación, como intentando convencerse a sí mismo más que a ella de que Brennan por fin ha encontrado un buen tío. Pero Brennan solo ve condescendencia en su comentario, únicamente le dice lo que sabe que quiere escuchar. Ahí está el sospechoso, el cual vuelve a escapar regalándonos una breve persecución. En medio de la misma Sully pretende saber la decisión de Brennan. Ella ya la tiene, pero no es momento para hablar de eso. Y es Booth quien con un acertado golpe con el caballo volador detiene al sospechoso. Tiene motivos, pagó dinero por la chica y quería compensar gastos, pero no, en la agencia te devuelven el dinero por lo tanto fue la propia agencia la que salió perdiendo, ya tienen a su asesino.


En la sala de interrogatorios Booth enumera uno a uno los errores que ha cometido la dueña de la agencia. Al otro lado del cristal Sully comienza su conversación con Brennan. Se ha dado cuenta de algo y el inicio de lo que debería ser la conversación de la decisión final de Brennan comienza con Booth en la palestra. “Booth es un buen tío” todos los sabemos, nos hemos dado cuenta de eso incluso Brennan, que para nada cree que Sully esté siendo condescendiente. “Dice lo mismo de ti” “Creí que te estaba convenciendo de que no vinieras” “Todos creen que es una gran idea” y entonces lo ve “Todos menos tú” Brennan no va a ir, pero ¿Por qué? Es un buen tío y él la ama de verdad. “Por favor, dime qué  es lo que te retiene aquí” y ella con los ojos enrojecidos suspira y se le escapa la mirada al cristal a través del cual puede ver a Booth. Sully baja la mirada, él merece la pena y ella lo sabe, por eso debe dejarlo ir, como antes (en mi opinión) hizo Booth con ella. Quiere ir, su razón sabe que es lo correcto, es lo que debería hacer, pero no puede algo o alguien se lo impide. “Lo que haces aquí es importante, pero no es tan importante como para que sea toda tu vida” viendo los acontecimientos posteriores creo que esta frase cobra muchísimo sentido, pero por ese entonces sí era toda su vida. Cuando Sully se marcha, Brennan se permite llorar.




Con la asesina detenida el caso está resuelto. Solo nos queda la escena final. Sully se marcha en su velero, llamado Temperance, la mujer a la que deja atrás. Mientras ella desde el muelle se sigue preguntando por qué, al girar se encuentra con él, con el que siempre está ahí, el que ha hecho que su mundo se vuelva irracional. Él envuelve sus hombros y le aconseja, dale tiempo “Todo llega con el tiempo” “¿Todo?” “todo eso que crees que nunca pasará pasa, solo tienes que estar preparada” Ambos se miran y sonríen.




Viendo lo que pasa temporadas después, de saber lo que Brennan escribió en esa nota de despedida cuando la enterraron viva, este capítulo, esa escena en concreto y sobre todo esta frase, para mi toma algunas notas diferentes. Es como si ambos supiesen exactamente a qué se refieren, como si supiesen que verdaderamente su destino es estar juntos pero que tienen que prepararse para lo grande que esa historia va a ser.


Me gusta este capítulo porque veo a Brennan debatirse entre lo que su cabeza y su alma le dicen. Y al contrario de lo que muchos podrían pensar opta por lo segundo. Ella misma afirma que lógicamente sabe que debe ir, sin embargo elige quedarse. Esta vez no gana la razón.