lunes, 24 de agosto de 2015

Los outfits de las chicas Bones (2005-2012)


Aunque de vez en cuando se publican reportajes sobre la elegancia de la doctora Camille Saroyan, aunque existen páginas web (aquí) que  explican de quién son y cuánto cuestan los vestidos que han exhibido en las últimas temporadas las mujeres de Bones, no he encontrado ninguno que mencione o muestre los outfits (hablemos en jerga fashionista) anteriores a la octava temporada, ni que cuenten cómo  han evolucionado a lo largo de los diez años que lleva la serie en antena.

Es cierto que las mujeres de Bones no son las chicas de Sexo en Nueva York, ni  la doctora Brennan es Carrie Bradshaw, ni Cam es Miranda, ni Angela es Samatha ni por supuesto Christine es Charlotte. Las de Bones no son nada fashionistas; mujeres trabajadoras, al fin y al cabo, se procuran la comodidad antes que el lucimiento, “De la moda lo que acomoda”, dice el refrán. Claro que también lo eran, working girls, las neoyorquinas y con sus outfits de alta costura se disfrutaba tanto o más que con sus aventuras amorosas.

Ya sé, ya sé que todas las comparaciones son odiosas, pero me voy a permitir una: los “Manolo Blahnik ” que Carrie llevó a su boda con mister Big y las super cómodas botas negras que la doctora Brennan no se ha quitado en la décima temporada ni para dormir. Podríamos decir que ambas son adictas, una a sus “manolos”, la otra a sus botas.



En fin, es verano, no hay noticias,  Booth sigue desaparecido, de Brennan no sabemos nada, estoy de vacaciones y tengo a mi disposición los DVDS de las nueve primeras temporadas, así que os propongo echarles un vistazo a los trajes, a los outfits, a los looks, como queráis llamarles, de las chicas de Bones.

EL DEPARTAMENTO DE VESTUARIO DE BONES



Ser la encargada del departamento de vestuario de una serie o de una película, disponer de presupuesto para ir de compras todas las semanas tiene que ser un sueño, estresante, claro. Artísticamente son los responsables del “estilo” de la serie para lo que no sólo hay que tener en cuenta la moda imperante en la calle, sino  a los actores y actrices que visten e incluso la historia que se cuenta.

En Bones  durante los últimos diez años Emily Deschanel, Michaela Conlin y Tamara Taylor han lucido más de dos mil trajes distintos y centenares de complementos; su estilo, el estilo de sus personajes podríamos definirlo como científico-aventurera, Brennan; hippy-roquera, Angela y urbanita-casual y muy chic, Cam.

Con tres cambios de media por episodio para marcar el paso del tiempo, dispondríamos de una excelente pasarela, si la mayoría de los trajes no pasase desapercibidos en el juego del plano y contraplano de la realización. Una lástima para este post.

Desde el estreno de la serie Bones el departamento de vestuario ha tenido tres grandes responsables: 

Bobbie Read  (2005-2008) 61 episodios de la Primera a la Cuarta temporada. Desde el Piloto hasta The  He in the She (4.07).

Cyntia Ann Summers (2009-2012) 65 episodios desde la Quinta al principio de la Octava temporada, desde Harbingers in a Fountain (5.1) hasta The But in the Joke (8.08).

Robin Lewis West (Desde 2013- a la actualidad) 52 episodios desde el tercio final de la Octava hasta el final de la Décima , desde The Doom in the Gloom (8.19) hasta The Next in the Last (10.22).

OUTFITS: PRIMERA A CUARTA TEMPORADA



Dice Anna Wintour, la directora de la edición norteamericana de la revista Vogue  Crea tu propio estilo… deja que sea único para ti y al mismo tiempo identificable para los demás”. 

La responsable del estilo de las chicas Bones fue Bobbie Read, la responsable del departamento de vestuario de la serie cuando se estrenó. Por entonces, en 2005, todos éramos jóvenes y por supuesto lo eran Brennan y Angela.

Bobbie Read, siguiendo las instrucciones de Hart Hanson, las vistió  como dos veinteañeras una ecociéntifica y otra libertaria roquera. A Brennan le dio un toque especial, algo propio e identificable con ella, sus grandes callares étnicos. Cuando, un año más tarde se  les unió Camille Saroyan una treinteañera neoyorquina, ex poli y mujer hecha así misma con mucho esfuerzo, debió acordarse de Dior  “El negro es el color que más adelgaza. Es el más halagador”. Y de negro nos la vistió.

BRENNAN 



Brennan es una mujer bellísima y por entonces con un espléndido cuerpo escondido bajo la bata del laboratorio. Cuando se la quitaba vestía saharianas de algodón, chaquetas entalladas, pantalones vaqueros, faldas largas, camisas blancas de cuellos imposibles, grandes como alas de pájaro y hasta camisetas escotadas. Un estilo casual otras muy chic.


Como en Washington hace frío, en las dos primeras temporadas llevó abrigos largos casi todos entallados, luego debieron decidir que no era para tanto  y pasaron, se recorría las calles con una mera chaqueta de pana, un gorro y una bufanda; aunque en The Hero in the Hold lució una impresionante gabardina entallada. Lo cierto es que en ese episodio apareció bellísima.


Cuando lo requería la ocasión un traje de chaqueta o un vestido de fiesta algunos preciosos, otros totalmente olvidables y hasta apareció sexy cuando se disfrazaba. Sus colgantes, sus pendientes largos marcaron tendencia.

 ANGELA

El estilo de Angela estaba acorde con su personaje, iba de  bohemian rock y vestía ropa vaquera, chalecos de cuero y cinturones anchos,  propio de una chica joven que se ganaba la vida en los parques haciendo caricaturas, a new hippy sin pretensiones con camisolas vaporosas, de volantes y lunares. Ah!! Y su bata estaba tuneada con motivos étnicos.. El traje de su boda no boda, de raso, con el pecho drapeado, tan años veinte fue un acierto, incluida la capucha, aunque no sirviese a sus propósitos.


 CAMILLE

En cambio de Camille Saroyan en su primer años sólo se puede decir que salvo cuando llevaba el mono del laboratorio parecía la madre superiora del convento, casi siempre con ropa oscura, negra o gris, acorde con su puesto de patóloga forense; con el pelo largo suelto a veces parecía Morticia Addams.


Luego cambió y comenzó a lucir su espléndido cuerpo, ese que no pensaba estropear por tener un millón de hijos.



En la boda no boda de Angela, las tres se lo debieron pasar de miedo, aunque las damas de honor tuvieran que cambiar de prisa y corriendo el modelo para estar más sexys.



OUTFITS: QUINTA A SÉPTIMA TEMPORADA

Cyntia Ann Summers se hizo cargo del vestuario de Bones desde el comienzo de la Quinta temporada hasta noviembre de 2012, en el comienzo de la Octava. Y todo o casi todo cambió. Nuestras chicas maduraron y se ensancharon, amaron, sufrieron y… se quedaron embarazadas. Nada podía seguir igual.

BRENNAN
  


Con Brennan pasa una curiosa circunstancia, a partir de la Quinta su look sufre una transformación, cuando se quita la bata o el mono ya no aparecen camisas entalladas y pantalones vaqueros, ahora nos encontramos vestidos, y no unos vestidos cualquiera, sino de talle alto, ceñidos a su pecho o drapeados, exhibiendo su exuberante escote. Hasta cinco vestidos diferentes de ese mismo corte llega a lucir en A Night at the Bones Museum (5.05).


Luego, a mitad de temporada los vestidos ceñidos desaparecen y dejan paso a las camisas de hombre, a los primeros blazers y sobre todo a las gabardinas. Es como si después de tanta exuberancia, alguien hubiese dicho basta y  Brennan escondiera su cuerpo. Y lo que parece una tendencia en la Quinta se convierte en norma en la Sexta, hasta cuatro gabardinas diferentes llega a sacar en el episodio The Truth in the Myth (6.18) blanca, negra, burdeos y gris. Claro que para entonces Emily Deschanel ya estaba embarazada.


Y Brennan se pasó los siete primeros episodios de la Séptima temporada embarazada. Una embarazada grande, de acuerdo con su estructura ósea. Le engordó todo, al contrario que a Angela (su embarazo era ficticio), los labios los brazos, los pechos, que lucía gracias a los blusones premamá ceñidos al pecho. Inmensa Brennan en la inmensidad de su tripa de la que, al contrario que en la Décima, continuamente hacía gala al cubrirla, en el hogar, con algo tan antifashion como camisetas de licra. Luego, después del parto, que de extrañar era que nada le cupiera.

ANGELA


Angela, por su parte, sigue con su look de roquera enrollada, un poco más chic que en las temporadas anteriores o un poco más hortera, dependiendo de las circunstancias. Y además se casa en la cárcel, ahora de verdad, con un vestido negro, estilo imperio totalmente olvidable. Por supuesto en la Sexta está embarazada. Una embarazada muy urbanita y delgada, con blusones vaporosos, bien fruncidos o con jaretillas. En la Séptima resultó una madre muy estresada, sus vestidos, más casuales, menos roqueros y con luminosos estampados.
CAMILLE


El look de Cam es el que sufre una mayor transformación. Abandona el convento y se convierte casi en una dominatrix, exagero, claro, pero a partir de la Sexta se viste algunas veces como si en vez de ir a hacer autopsias fuera a cometer pecado y entonces entre su cuerpo y la licra no cabe ni un suspiro, minimalista al máximo. Otras como la gran amiga, la gran persona y la gran jefa que es, con camisitas blanca y su canesú. ¿Personalidad múltiple? ¿Una mujer en busca de un hombre? O tal vez porque creía como Vivienne Westwood (la diseñadora del punk inglés) que “Tu vida es mucho mejor si llevas ropa que provoque admiración”

¿Qué pensáis? Aún muchos, muchos más vestidos, trajes y gabardinas que reseñar de las chicas Bones, pero basta por ahora, ahí os dejo un montón de fotos para recordar. Continuará… Y entonces ya serán cuatro.