lunes, 3 de agosto de 2015

Bones11: Conociendo a los nuevos showrunners: MICHAEL PETERSON


Hoy según ha tuiteado TJ Thyne comienza el rodaje de Bones 11.

Una nueva temporada en la que cerrado el ciclo de Hart Hanson y Stephen Nathan, con Booth y Brennan viviendo una vida nueva al margen del Jeffersonian y del FBI, los nuevos jefes, Michael Peterson y Jonathan Collier tienen todas las opciones abiertas. Pueden optar por dar un giro radical a la serie en busca de un futuro o continuar profundizando en los caracteres de los personajes (una vez más) en espera de la cancelación.  

Desde que a principios de julio comenzaran a trabajar en la preparación de la temporada poco se sabe más allá del primer comunicado de prensa de Fox en el que anunciaba que "seis meses después de abandonar el Jeffersonian, un asesinato no parecido a ningún otro les trae de nuevo a investigar con sus antiguos colegas" (aquí), y los títulos de los dos primeros episodios serializados The Loyalty in the Lie (escrito por Jonathan Collier) y The Brother in the Basement (tras el último cambio, escrito por Michael Peterson).
Eso sí nos han tuiteado que esta temporada nuestra mente puede estallar con lo que nos tienen preparado (¿será verdad?) y que posiblemente habrá un cruce con Sleepy Hollow. Suceda lo que suceda se lo deberemos a la mente de los dos nuevos showrunners así que lo mejor será empezar a conocerles un poco: 

MICHAEL PETERSON


Al decir de su ficha en el IMDB y en TVGuide, un hombre sin biografía y sin casi más pasado que Bones, con todo por hacer… en Bones desde que la Fox el pasado 8 de mayo anunciara la renovación  para la 11ª temporada y su nombramiento, junto con Jonathan Collier como showrunner de la serie. Un gran ascenso para el hombre que empezó en Bones en el 2009 como staff writer, es decir como simple redactor.

De su categoría humana habla el twitt que nada más conocer la noticia publicó.
Un sueño hecho realidad, dice y es verdad. Posiblemente la mayoría de los showrunners de las series en antena la próxima temporada 2015-2016 empezaron su carrera como meritorios, simples redactores en alguna sala de guionistas, pero pocos habrán conseguido lo que Michael Peterson, empezando en el puesto más bajo, convertirse en el jefe de la serie



Cuenta en el discurso de aceptación del premio CIMA que la asociación de medios católicos concedió a Bones en 2013 que Bones le cambió la vida, que había decidido dejar de escribir y trasladarse a Oregón, cuando recibió la llamada de Hart Hanson y al lunes siguiente empezó a trabajar. Antes de esa llamada sus trabajos en cine y televisión fueron:

* En 1998 como coordinador de guiones de la serie de televisión Any Day Now (1998-2002), creada por Nancy Miller para Lifetime.

* En 1999 participó como (asistente de productor: present day sequences) en la película dirigida por Frank Darabont “La Milla Verde” basada en la novela del mismo título de Stephen King.


* En el 2000 volvió a la televisión como asistente de productor en la serie Strip Mall (2000-2001) de Comedy Central.

* En 2001 participó de nuevo en una película de Frank Darabont “The Majestic”, esta vez como secretario de producción.

Y desde entonces hasta que en 2009 recibió la llamada de Hart Hanson para trabajar en Bones nada. ¡Qué de extrañar que diga que Bones le cambió la vida!

El primer episodio en que participó: The Bones that Foam (4.16)
Lo que llama la atención es que, en un gremio de tanta movilidad laboral como el de los guionistas de series, Michael Peterson haya permanecido seis años seguidos en Bones. Según Hart Hanson, el creador de de la serie, lo que el busca en los nuevos guionistas es: "en primer lugar, la escritura; en segundo lugar, grandes ideas e historias; en tercer lugar, energía y entusiasmo a la hora de escribir; en cuarto lugar, alguien con quién a él le gustaría pasar el tiempo para lo que hay que contar con la higiene personal". Aparte de la broma, lo que para Hart Hanson es fundamental en un guionista de Bones es: “Tener la capacidad de imitar la voz de otra persona es esencial en la escritura de televisión”. En este caso la suya. Y Michael Peterson ha sabido imitarle bien.



Desde que firmara su primer episodio The Girl in the Mask (4.23) ha escrito 14 episodios, algunos divertidos como The Mystery in the Meat (centrado en la despedida de soltera de Brennan), otros de relleno (The Bond in the Boot, The Devil in the Details, The Hot Dog in the Competition, The Warrior in the Wuss (en colaboración con Dean Lopata, The Repo Man in the Septic Tank y The Purging in the Pundit), pero en todos se encuentra siempre un punto de emoción, o de diversión, algunas de esas frases que pasan a la historia interna de Bones y que se repiten una y otra vez por las fans, las haya escrito Peterson o Hart Hanson o Stephen Nathan:


"Aunque no tengo pruebas empíricas, le he dicho a Angela que eres un buen hombre", The Mystery in the Meat

"La vida es buena" The Devil in the Details 


"Me cuidas, me proteges, tú eres mi hogar",  The Repo Man in the Septic Tank
Otros como The Partnets in the Divorce y sobre todo The Murder in the Middle East (10.19) se hacen avanzar la trama de la relación de Booth y Brennan y no pueden ser más diferentes. En The Partners in the Divorce comienzan enfadados negándole Brennan a Booth un beso y terminan reconciliados, con Booth amenazándole con tirarse un pedo cada vez que la bese. 


Sin embargo The Murder in the Middle East no puede ser más devastador y polémico. Una polémica hábilmente buscada por el guión, puesto que los dos personajes tanto Booth como Brennan, olvidada toda razón y amor se dejan llevar por sus instintos. El responsable final del episodio es Stephen Nathan que para eso era el jefe, pero quien dio forma a su idea, quién puso las palabras,al menos la mayoría fue Peterson. 



Hay un episodio The Doll in the Derby del que por declaraciones del propio Michael Peterson a Give me my Remote se sabe que fue idea suya. Tenía motivos personales para ello porque a su hija Natalie, la niña que le acompaña en su foto de twitter, le habían diagnósticado con sólo tres añitos que padecía una enfermedad de esas llamadas raras Neurofibromialgia, que precisamente le afectaba a los huesos. Cuenta que cuando se enteró, llegó a la sala de guionistas de Bones y les dijo que si alguno hacía una historia que tocase la Neurofibromialgia los iba a matar a todos.


Quería escribir un episodio que diera a conocer la enfermedad, el desafío era que las pruebas, los huesos que se examinan son los de las víctimas y él no podía hacer eso, era su hija. Tenía que encontrar una forma especial de darla a conocer sin que hubiese una víctima afectada por la enfermedad. Hasta que por fin encontró la solución. Una solución maravillosa,  Booth colabora con un hospital como voluntario con los niños afectados por la enfermedad, pero como buen cristiano quiere hacerlo anónimamente.



Como Angela escucha una conversación telefónica entre Brennan y él en la que hablan de que Booth está en el hospital se va creando un enredo entre todos los del Jeffersonian sobre si Booth está o no enfermo que al final lleva a Brennan a mostrarle a Cam la feria que Booth ha organizado para niños que padecen la enfermedad. Una Cam preocupada porque pensaba que la afectada podía ser Christine, y es que como le contesta Brennan cualquiera puede verse afectado por una enfermedad que no tiene cura.



A mí me parece un episodio muy bueno porque entre otras cosas da a Booth una oportunidad de encontrar otra vida lejos de la muerte, ayudando a los demás. Pero también porque la emoción está contenida, porque da información sobre la enfermedad y la fundación que se dedica a recoger fondos para la investigación de la misma dentro de la trama y no ofrece sentimentalismo, ni lágrimas sino verdadera emoción. 



Y por otra parte porque las otras dos tramas que tocan, el cumpleaños de Wendell y las burlas a las que le somete el doctor Hodgins y la actividad de Angela como encubierta en el roller derby son divertidas. Y  lo que son las cosas, por fin pudieron  Hanson y Nathan algo que tenían pendiente durante mucho tiempo. El beso de Angela a Booth.



Ahora, después del final de la décima temporada ya quedan pocas cosas pendientes en Bones, nada que les hipoteque el futuro. Del buen hacer de Michael Peterson y de Jonathan Collier depende que sea largo, que no sea sólo de una temporada. Saben hacerlo... ¿lo harán? Por lo pronto ya han ocupado la oficina que fue de Hart Hanson. Michael Peterson ha colgado en ella las máscaras que le han acompañado desde que escribiera su primer guión, ahora ya son ellos los responsables, los únicos responsables del éxito de Bones. 

¡Buena suerte!