viernes, 24 de febrero de 2017

Bones. Gordon Gordon se une a la misión de liberar a Zack


De acuerdo con lo que nos habían prevenido los spoilers, el doctor Gordon Gordon Wyatt regresaba a Bones con el propósito de recomponer el maltrecho mundo de Brennan y Booth tras la muerte de Max.; sin embargo en el Comunicado de Prensa del episodio The Steel in the Wheels, (ver aquí) se dice  que el propósito de su regreso era de ayudar a Cam y Hodgins cuando el caso de Zack se queda en punto muerto, que Booth era la única persona en la que confiaba para entregarle las notas sobre el caso del fallecido doctor Sweets. Una baza más porque no parece un asunto fácil de solucionar.



Hasta ahora habíamos visto a Brennan estudiando el caso sin encontrar evidencia alguna que pudiera a ayudarles. En The Flaw in the Saw (12.06) vimos como el doctor Hodgins, con la ayuda de Angela se dedicaba a analizar la escena del crimen, bacterias y microbios en busca de pruebas con la misma intención. 

Lo vimos, aparentemente conseguirlo, cuando dijo encontrar en una de las costillas de la víctima la firma microbiana, la combinación de partículas únicas e intransferibles, del asesino y no era la de Zack. Lo vimos eufórico. Lo tenía, pero era algo totalmente novedoso que los tribunales posiblemente no admitirían. Y vimos primero  la reticencia de su mujer en considerar válido su hallazgo. ¿Recordáis que le preguntó? 



— ¿A Brennan se le escapó? ¿Dentro de un hueso?

 Lo que al buen doctor que nunca le falta una buena explicación le respondió que siempre hay una primera vez para todo.




Convencer a Cam le fue imposible, ella había sido testigo de la búsqueda de Brennan, de su examen de los huesos en el que no encontró nada. Y en cuánto a la firma microbiana era científicamente imposible que resistiera tanto tiempo. Pero para eso el buen doctor también tenía la respuesta adecuada, estaba protegida por antráx, la única bacteria capaz de resistir al tiempo.


— Eso es tener mucha suerte —le aseguró Cam



— ¿Crees que lo he puesto yo? —le preguntó Hodgins ofendido. Y Cam ni lo desmintió ni le apoyó, simplemente constató sus razones para hacer algo así.

Todos sabemos que Zack es inocente, entiendo que es tentador hacer algo así -le dijo- y se negó en principio a examinar las pruebas que podía haber manipulado.


Y el doctor Hodgins se marchó ofendido y se le escapó cómo Cam en vez de tirarlas a la papelera se sentaba y se dedicaba con atención a estudiar las pruebas. No debió encontrar manera de presentarlo ante el juez.



Lo cierto es que esa investigación tiene una fecha límite, porque no debemos olvidar que el regalo de cumpleaños que Booth le hizo a Brennan fue la fijación por el juez de la fecha de la vista para revisarlas. Que ese momento llegará en el episodio 11. 

Al respecto Marisa Roffman de TVInsider publicó unas declaraciones de Michael Peterson (ver original aquí) sobre el tema en las que confirmaba que limpiar el nombre de Zack no será un viaje fácil: “Es un proceso difícil. Es un caso de hace diez años y Zack se declaró culpable”.



“Hay una oportunidad pero tenemos que averiguar cuál es el camino correcto, lo que va a funcionar para Brennan y lo que funcionará para Hodgins” continua Peterson y añade: Hodgins no siempre está trabajando con pruebas y Brennan siempre se asegura de la existencia de las pruebas que le apoyen. Es un caso muy interesante. En el episodio las cosas no se resuelven (se refiere a The Flaw in the Saw ) y supone un paso hacia atrás para liberar a Zack.

Ahora, con el doctor Wyatt hay otra oportunidad, ¿lo conseguirán?