sábado, 30 de agosto de 2014

Una Década con Bones. "Cuatro brazos, cuatro piernas, dos cabezas... y cinco canciones"


SEGUNDA PARTE: 

— CARAS, BOOTH, DOS CARAS.

Hart Hanson lo ha explicado: hubiera querido que Booth y Brennanlo hicieran” en la quinta temporada; sin embargo, la cadena Fox y algunos de los guionistas eran de diferente opinión temerosos de la máxima que dice que “Una historia surge de la necesidad de enfrentar a un personaje con un problema, si lo resuelves, te quedas sin historia”. “Y no lo hicieron”. Pero lo que ya no se podía evitar era que “lo hicieran” en la sexta temporada so pena de provocar una desbandada de la audiencia.

El cómo era el problema. El cómo evitar que una vez resuelta la tensión sexual se mantuviese la tensión dramática con la suficiente fuerza como para obtener una audiencia por encima de los seis millones de espectadores. Con esas premisas y muchas dudas se preparó la sexta temporada. Booth y Brennan por fin “lo harían”.

Quien finalmente resolvió el cómo fue Emily Deschanel cuando a mitad de temporada, una mañana temprano le dijo al oído a Hanson que estaba embarazada. Hanson no lo dice pero seguro que gritó ¡¡EUREKA!! Era la solución a sus problemas. Sustituiría la tensión sexual por la que produciría en una pareja tan dispar en opiniones y creencias la crianza de un hijo. No todos, una vez más, estuvieron de acuerdo, pero Hanson se mantuvo firme y aún considera que Henry Hornsby, el hijo de Emily Deschanel fue un gran regalo para Bones.

La aparición de Hannah Burley, la mujer de la que se enamora Booth en Afganistán, provocó el enfado de muchas boneheads hartas de la espera y fieles seguidoras de la teoría de las “almas gemelas” de Platón (¿Platón? ¿No es un plato muy grande? —preguntó de coña Booth),  la consideraron una traición, dejaron la serie y hasta cerraron blogs, olvidando que en una serie, como en la vida, es más interesante el viaje que el resultado. 


Fanatismos aparte, dramáticamente, en la lógica de la historia, la aparición de Hannah era necesaria. Para que el amor se hiciera carne en  Bones había que completar la evolución de Temperance Brennan. Su transformación en una mujer completa, con sentimientos y emociones. No carecía de ellos, pero al racionalizarlos los anulaba. Para no sufrir no sentía.

El sentimiento más poderoso y más peligroso para ella era el amor que sentía por Booth. Reconocerlo, aceptarlo suponía abandonar el pragmatismo que le había mantenido a flote tras la desaparición de sus padres. No era una tarea fácil. Por eso en la historia de Booth y Brennan, Hannah era un paso necesario. Su aparición puso del revés el mundo racional de la doctora.

6. THE COUPLE IN THE CAVE


Decía Booth que a los hombres como a los gatos había que darles siete oportunidades. Brennan no le dio a él ninguna. El miedo, ese enemigo de la vida que se le incrustó en los huesos siendo niña, le impidió crecer. Ella, tan inteligente, debía haberlo sabido, haber comprendido que el crecimiento de los seres humanos se produce con las decisiones difíciles, con las que traen los grandes cambios. La evolución es lenta, sí pero necesaria...

Temerosa de dejarse arrastrar por los sentimientos rechazó a un buen hombre, egoístamente se largó y estuvo siete meses, siete, sin saber de él; aunque eso sí soñando, de vez en cuando que estaban juntos, “era agradable”, pero porque era fantasía. Orgullosa, aparentemente, se vanagloriaba ante su amiga cuando regresó de “Ser la única que va a vivir como lo había planeado”. Sola.

Booth, a pesar de que los guionistas de vez en cuando lo conviertan en el “zángano” de la colmena, no es un hombre vano y variable, tenía derecho a la felicidad, derecho a ser amado como él necesitaba. Que sufriera un “ataque al corazón” en medio de la guerra, a la que ella con su despego, lo había enviado, no tenía nada de raro. La guerra y el amor cambian el mundo, una plaza, una mujer decidida, un disparo y una higuera son un buen pegamento para un corazón roto.

Aunque después de recompuesto siga creyendo que siempre hay una persona a la que se ama más que a ninguna, una persona por la que se daría la vida sin importar el futuro. La canción no podía ser otra que EVERDAY DE TOBY LIGHTMAN, trae esperanza:





“Pero voy a ver mejor cuando el humo se disipe dentro de mi cabeza. Porque cada día es una batalla entre lo que quiero saber y lo que no quiero entender pero que sé que sin ello no puedo vivir.”

7. THE DOCTOR IN THE PHOTO


Es cierto, nunca se vio a Booth tan alegre como cuando amaba a Hannah. Encerró en un rincón de su corazón el amor por Brennan, duro, exigente, difícil y amó a Hannah con todas sus potencias; con alegría se entregó de cabeza a ese amor y le fue leal, porque ama quien quiere y él quería amar y que le amasen, sentir que era digno de ser amado.

Brennan, Brennan a pesar de su genialidad estaba ciega. Sólo cuando lo perdió, cuando lo vio feliz en brazos de Hannah, una mujer dura e inteligente, una mujer digna de su admiración, fue capaz de reconocer la magnitud de lo que había perdido, porque como decía Schopenhauer “lo que tenemos puede no hacernos felices, pero lo que nos falta nos hace ciertamente desdichados.”



The Doctor in the Photo es una metáfora, sólo en la mente estragada de Brennan se establece la comparación con la Doctora Eames, una mujer sola, polvo en el viento a la que nadie recuerda, porque no dio el paso adelante, porque buscó sentir donde no había sentimientos.

Tuvo que hablarle el universo, las voces del Jeffersonian para que comprendiera que no era la Lauren Eames, pero podía llegar a serlo. Sus lágrimas, dolorosas para todos, incluido Booth, significaban que lo había comprendido, que por fin asumía el riesgo de enamorarse aunque eso significase caer en el agua helada. Un gran paso en su evolución. El futuro desde ese momento era suyo.

La canción no podía ser otra que la maravillosa WHEN I FALL DE LIZZ WRIGHT.





Quiero ser salvaje y lo suficientemente audaz para estar contigo, baby. Quiero pasar mi tiempo a tu lado, baby. Pero si miro hacia abajo voy a caer, ¿Qué pasa si el agua está fría cuando me enamoro? Me gustaría ser valiente, estar segura, rezar para que tú seas mi baby. ¿Y si el agua está fría cuando me enamoro?

8. THE DAREVIL IN THE MOD


“No quiero llegar a tu edad y ser como tú”, dijo el diablo cojuelo. Y Booth, el corazón de Booth entendió que el universo le estaba hablando por su boca como antes lo hizo con Brennan. “¿Sabes qué? Voy a pedirle la mano a Hannah. Hasta que la muerte nos separe, mañana compro el anillo”, le respondió y borracho se cayó de la banqueta.

Y a pesar de que tenía envenenado el hígado lo hizo, lo dijo miedoso e inseguro “Yo te quiero… y es que cuando te conocí dudaba sinceramente de si podía volver a querer a alguna vez… yo… Cásate conmigo, quiero que seas mi esposa”

Y tras la espera ansiosa llegó la desesperación. En su fuero interno lo sabía, lo sabía, Hannah tenía razón. La petición fue un ataque directo a su relación. Algo previsible desde la confesión del amor de Brennan. Porque Booth no aceptó borrar la pregunta, después del “Te quiero… pero no me gusta el matrimonio”, de Hannah,  después del ¿Qué pasa ahora?, solo dijo ¿Cuánto necesitas? Tiempo, para salir de su vida y de su casa.

Que luego estuviera enrabietado, que solo le diese a Brennan la oportunidad de tomarse una copa a su lado va de suyo. De su orgullo herido. De su necesidad de aceptar que amar a Brennan era lo más difícil que haría en la vida.

Ella por supuesto se tomó la copa y dos. Eligió la opción correcta.

La canción. Una maravillosa BUCKETS OF RAIN de Bob Dylan aunque cantada por BETH ORTON




Cubos de lluvia, cubos de lágrimas. Todos esos cubos me tienen harto. Cubos de rayos lunares tengo en mi mano”. Decía Booth cabreado.

“He visto gente desaparecer como humo. Amigos llegarán, amigos desaparecerán. Si me quieres, cariño, aquí estaré”, le respondía Brennan

9. THE HOLE IN THE HEART


No hay canción para ese momento mágico en que dos amantes primerizos caen derrotados, por fin, en brazos del amor; no hay música que ilumine esos instantes de ternura y vergüenza, ni que apacigüe unas ansias tanto tiempo contenidas. Ni música, ni palabras, ni cámaras. Sólo silencio y más silencio. No las necesitan. Sabemos lo que ocurrió, sabemos que no fue un polvo de mierda.

Mucho tiempo antes Booth nos lo contó, se lo contó a Brennan: “Cuando, sólo de vez en cuando, dos personas se juntan y salta la chispa, y si, Bones, él es guapo, ella preciosa y sí, tal vez eso es lo único que ven al principio, pero al hacer el amor, al hacer el amor entonces dos personas se funden en una. Un milagro.”

Y Brennan permaneció en silencio.

La canción corresponde a la amenaza, al ataque del que el universo se valió para obrar el milagro. KEEP THE STREETS EMPTY FOR ME de FEVER RAY



“Destapa nuestras cabezas y revela nuestras almas, porque estábamos hambrientos antes de nacer”

10. THE CHANGE IN THE GAME


— Estoy, estoy… embarazada… Tú eres el padre.

La frase que nos ha permitido llegar a la décima temporada. El regalo de Emily Deschanel a Bones.

La canción, inolvidable. MAKE YOU FEEL MY LOVE de ADELE. Aunque suene durante el parto de Angela y en esencia esté dedicada a un amante. Son las palabras de una mujer generosa, una mujer que entrega su amor sin pedir nada a cambio. El que siente Brennan por Booth, el que sentirá por su hija. Está subtitulada, disfrutadla.




La historia de cómo se enamoraron Booth y Brennan debería acabar aquí. De haberse cumplido la maldición de “Luz de Luna”, Bones habría concluido en la Sexta Temporada, se amaban y además iban a tener un hijo. Pero… el universo habla de muchas maneras y con voces diferentes.

Y a pesar de que muchos ya abandonaron la serie, aún permanecen, permanecemos los fieles necesarios para que la cadena Fox gane el dinero suficiente que nos permite seguir disfrutando con ellos, viéndoles convertirse en una familia "The Prisioner in the Pipe"; viendo como su amor se pone una y otra vez a prueba, a veces, hasta equivocadamente, "The Secret in the Siege", como a través de rubias, asesinos en serie de chiste, guerras y conspiraciones permanece. Porque somos nosotras, sin ninguna duda, las boneheads, la madera que los mantiene a flote, las que propiciaron "At Last" "The Woman in White"

AT LAST: CANTA CYNDI LAUPER