domingo, 10 de agosto de 2014

Una Década con Bones: el Origen.



Cantaba Carlos Gardel eso de “Veinte años no es nada” y no es cierto. Los diez años que Bones cumplirá el próximo 13 de septiembre son, y no sólo para asombro de su protagonista Emily Deschanel, “¡¡Toda una década de mi vida!!”.  De su vida y de las fans que les han seguido, que les hemos seguido desde la primera temporada. Unas nos hemos casado, divorciado, parido, otras, en cambio, a las que las abuelas o las madres inculcaron el "vicio", se han hecho mujeres, han dejado la infancia y forman una nueva generación con referentes y valores distintos; aunque al final, la persecución de un hombre a una mujer y viceversa, el juego más viejo del mundo, termine uniéndonos a todas.


A Emily le parece una locura haber llegado a la décima y tiene razón, el tiempo se nos escapa de entre las manos sin darnos cuenta. “Tempus fugit” decía el poeta Virgilio, y con él no sólo huyen las nubes, o las sombras, también nuestras vidas.

Y por Bones, a pesar de que aún sigue siendo Bones y aparentemente cada episodio sea igual que el Piloto: un cadáver asqueroso, la magia de Brennan en el laboratorio, la de Booth en la sala de interrogatorios y el floreo final de la pareja, también el tiempo ha pasado cambiando algunas cosas. 



Por primera vez cuando se inicie la temporada Hart Hanson, su creador, no tendrá el control de la serie, sino Stephen Nathan, el, hasta ahora, productor ejecutivo. Y qué decir de la vida de los protagonistas, de “odiarse” en el Piloto han pasado después de años de persecución, de tensión sexual no resuelta, de ¿lo harán?, ¿ no lo harán?, a convertirse en un matrimonio “sólido”. Satisfecho el deseo, el enfrentamiento ya no es entre Booth y Brennan, ahora, juntos se enfrentan al mal, aunque de vez en cuando siga pareciendo, por su humor, una loca comedia romántica.




Y así cuando comience la Décima temporada la vida de Booth estará en el filo. El caballero andante con corazón de león que vendió su alma y su arma para la defensa de su país ha sido traicionado por el FBI, la institución en la que más confiaba.

Y qué decir de la de Brennan que ha visto como su vida de científica empírica y racionalista se ha vuelto confusa, que se ha encontrado de repente hundida en un piélago de emociones y temores, sola con su hija, el marido en prisión pendiente de una posible condena a muerte y su casa, su hermosa casa, destrozada. 

Sí, Virgilio tenía razón, el tiempo también se les ha escapado a Booth y Brennan



Y aunque lo que nos ha atraído a todos hasta aquí ha sido sin duda la comedia romántica, los encuentros y desencuentros de la pareja no hay que olvidar que en esencia Bones es un procedimental autoconclusivo. Es decir, semana a semana, en casi doscientos episodios, se han dedicado a perseguir, a encontrar y a detener asesinos, a liberar al mundo de los malos y hacerlo un lugar mejor. Con esas premisas fue creada; aunque nunca tuvo fácil llegar a ser.

A tenor de lo que cuentan los responsables, su creación resultó casi una comedia de enredo, con mujeres poderosas y caballeros bobos, puertas que se abren y se cierran, enfados, desencuentros y encuentros que echan chispas. Que al final, Greg Yaitanes, el director del episodio Piloto, pudiera gritar ¡¡Acción!!, en febrero de 2005 fue casi un milagro de san Graham Bell.

EL ORIGEN DE BONES



Cuenta la doctora Kathy Reichs, la antropóloga forense en cuya vida y experiencias se basa Bones, que el auge de los procedimentales policíacos sobre todo los basados en técnicas forenses se inició en los años noventa con el mediático juicio en 1994 de O.J. Simpson, el jugador de fútbol americano y actor, que fue acusado del asesinato de su mujer y su amante. Según Kathy fue entonces cuando la gente comenzó a comprender la importancia de los patrones de las manchas de sangre, del ADN y del ángulo de trayectoria de la herida para la identificación de los culpables.

Kathy Reichs envió a la editorial su primera novela Dèjá Dead con las aventuras de la doctora Temperance Brennan en 1996. Y precisamente en junio de ese año comenzó a emitirse en el Discovery Channel la serie documental The News Detectives, en la que se analizaban los crímenes más famosos desde el punto de vista de la investigación forense.




Al interés del público respondió la cadena CBS con el que por muchos años fue su programa de televisión más visto, CSI Las Vegas. Desde octubre de 2000, las aventuras de Gil Grissom y los chicos del laboratorio de criminalística de la policía de Las Vegas atrajeron masivamente la atención de la audiencia; el episodio final de la temporada 2004-2005, dirigido por Quentin Tarantino, fue visto por una cifra record de espectadores, treinta y cinco millones.

Claro que los procedimentales policiales siempre han sido un puntal de las cadenas norteamericanas de televisión, y al éxito de CSI Las Vegas, respondió la cadena NBC creando en 2001 la serie Crossing Jordan, en la que se seguían las investigaciones de una forense y su intervención en la resolución de los crímenes.

Y ante tanto éxito qué de extrañar que la cadena Fox decidiera tener su propio procedimental basado en técnicas forenses. Así que, como, parafraseando a la doctora Brennan, para hacer una serie de televisión primero hay que tener una idea y luego medios para llevarla a cabo (aunque no necesariamente en ese mismo orden), a finales de 2004 ambas cosas, ideas y medios, convergieron en Fox.

I.- EN EL PRINCIPIO:
 TRES MUJERES Y UNA IDEA.


A finales de 2004 y principios de 2005 Gail Berman la mujer que dirigía la cadena Fox decidió que ya estaba bien de tanto Gil Grissom y de tanta Jordam, su cadena daría la batalla de los procedimentales policíacos. Y lo haría de una manera diferente: uniendo técnicas forenses, humor y personajes. El dato que no hay que olvidar es que en el currículo de Gail Berman consta el haber sido productora ejecutiva de dos series creadas por Joss Wheddon: Buffy Cazavampiros y Angel.

En el mismo tiempo y grupo de empresas, otra mujer poderosa Dana Walden dirigía el Estudio 20th Century Fox dedicado a la producción de películas y series para la televisión.

Por esas fechas Kathy Reichs ya se había convertido en una novelista famosa a expensas de las aventuras de la doctora Temperance Brennan, una antropóloga forense que resolvía crímenes.

II.- TRES HOMBRES Y UN DESTINO.

Igualmente por esas fechas tres hombres sin destino andaban a la búsqueda de un nuevo desafío:



Barry Josephson, el famoso productor de películas como Hombres de Negro, Air Force One o Bad Boys, quien tenía un acuerdo de producción desde 2002 con el Estudio 20th Century Fox, había adquirido  los derechos sobre un documental basado en la vida y trabajos de la antropóloga Kathy Reichs y pretendía convertirlo en una serie de televisión.

Por entonces, Hart Hanson, guionista y productor ejecutivo de series como Juez Amy y Joan de Arcadia, andaba escribiendo un piloto, siempre anda escribiendo un piloto en cumplimiento del acuerdo global que le une al Estudio 20th Century Fox que se vino abajo “por diversas razones”.

A principios de 2005, David Boreanaz “liberado” un año antes de Angel, el vampiro con alma, que había gobernado su carrera  durante ocho años, en el intento de relanzarla en Hollywood como actor de cine acababa de intervenir en dos películas independientes The Crow: Wicked Prayer y These Girls con escaso éxito.

III.- A UN SOLO PASO DEL ENREDO.


La famosa regla de los seis pasos que une a todo el mundo en el mundo mundial, no se aplica en el del cine ni en el de la televisión. Todo el mundo conoce a todo el mundo o conoce a quién conoce a todo el mundo. Entre las tres mujeres y los tres hombres mencionados hay un solo paso.

A saber: Gail Berman y Dana Walden se conocen, ambas son directivas del mismo grupo de empresas. Dana Walden conoce a Hart Hanson, un guionista que el estudio que ella dirige tiene en nómina. Dana Walden conoce a Barry Josephson, productor ejecutivo, con quien en 2002 había hecho la película Like Mike (Una pandilla de altura). Barry Josephson conoce a Kathy Reichs, acababa de comprar los derechos de un documental sobre la vida y los trabajos de la doctora.

Y Gail Berman por su parte conoce y muy bien a David Boreanaz, ya que no sólo trabajó como productora ejecutiva en las dos series en que había intervenido, sino que según declaraciones de Joss Weddon fue ella quien le convenció de que lo eligiese para interpretar a Angel: “No era mi tipo, no estaba seguro de tener al tío que queríamos hasta que le pregunté a Gail Berman y a Marcia Shuman, nuestra directora de casting y ambas se derritieron en cuanto entró en la habitación. Se deshicieron en elogios, estaban entusiasmadas con él y tuve que rendirme ante ellas, parecían saber más que yo”.

IV.- EL ENREDO EMPEZÓ EN CUANTO EL TELÉFONO SONÓ


Las dos mujeres poderosas, las que se jugaban nada menos que 240 millones de dólares en inversión, decidieron dar a los tres caballeros sin empleo un destino y levantaron sus teléfonos:

La primera fue Dana Walden, llamó a Hart Hanson y le pidió que se reuniera con Barry Josephson para ver de convertir en una serie “forense” el documental del que era propietario sobre la antropóloga Kathy Reichs.

Pero…, el caballero Hart Hanson no estaba interesado en escribir un procedimental forense, demasiados había por entonces en la programación dice que pensaba.

Pero una mujer no llega a dirigir un estudio de cine y televisión sino tiene siempre un as en la manga y Dana Walden lo tenía. No querían un procedimental puro, sino uno que fuese divertido y más centrado en los personajes que el resto.

Y Hart Hanson, obediente, se reunió con Barry Josephson, le echó un vistazo al documental sobre Kathy Reichs y se puso a investigar sobre técnicas forenses como un loco. A principios de 2005 ya tenía el pergeñado el episodio Piloto. Comenzó la búsqueda de los protagonistas.

V.- ELIGIENDO PROTAGONISTAS.




La elección de los protagonistas de una serie de televisión es una tarea harto complicada, en el caso de Bones parece que las dos mujeres lo tenían desde el principio claro. Querían de protagonista “masculino” a David Boreanaz.

Quién llamó primero a quién ha quedado en la nebulosa, pero lo cierto fue que las dos levantaron sus teléfonos e hicieron una llamada:

Gail Berman llamó a David Boreanaz para ofrecerle el papel de protagonista de la serie Brennan que iba a producir Barry Josephson para la 20th Century Fox. Y

Dana Walden llamó a Hart Hanson para recomendarle a David Boreanaz para interpretar el papel del agente Seeley Booth.

VI. PUERTAS QUE SE ABREN, 
PUERTAS QUE SE CIERRAN

Hanson que conocía a David Boreanaz por su actuación en Buffy y Angel estuvo dispuesto a contratarlo de inmediato, estaba bastante seguro de lo que podía hacer, de que reunía las condiciones para interpretar a Booth.

Pero Boreanaz no se lo puso fácil en principio no quería comprometerse a protagonizar otra serie de televisión y acudió a la reunión con Hart Hanson y Barry Josephson porque quería  juntarse con los chicos del cine y Barry podía abrirla la puerta a las producciones de Hollywood.

El personaje le gustó, pero en principio no se cayeron demasiado bien Hart Hanson y él, ¿el porqué, él lo sabrá? Tal vez porque David quería que se le permitiera dirigir algunos episodios, lo que Hanson no consideró oportuno que figurara en el contrato.

Al final Barry Josephson tuvo que llamarle e insistirle para que aceptara el papel.

A todo eso, se acercaba la hora de empezar a gravar el Piloto y no tenían a Temperance Brennan.

VII.- EN BUSCA DE LA HEROÍNA

Según Hanson,  para ser la protagonista de Bones se necesitaba juventud, inteligencia y belleza. Cosa harto difícil, al parecer, de reunir en una sola actriz de Hollywood. Comenzaron el casting, las actrices leían el papel con David Boreanaz y les decían adiós.

Y entonces apareció el genio de la botella, que en Hollywood suele ser el amigo de un amigo. Y a Barry Josephson lo llamó Jason Reed de Disney Touchstone Productions y le propuso que probasen a Emily Deschanel que había hecho con ellos en 2004 la película El Álamo La Leyenda.

VIII.- UN RAYO DE LUZ

Y Emily Deschanel llegó, leyó  el papel y resultó que no sólo era su papel sino que posiblemente terminará siendo, después de diez años, el papel de su vida.

Según cuenta David Boreanaz cuando Emily leyó se produjo el milagro. Porque resultó que juntos los dos tenían ese algo que no se puede fabricar, ese algo que propicia el pacto fictual con los espectadores y que suele llamarse química. Boreanaz que no tiene mucho de poeta lo llama “Atrapar un rayo de luz en una botella”.

Ni que decir tiene que Emily cuando la llamaron para decirle que era la elegida daba saltos de alegría, era su primer papel protagonista en una serie.

IX.- UN OBSTÁCULO EN EL CAMINO.


Pero no todo fue un camino de rosas, de repente, cuando ya estaba todo en marcha, apareció un caballero “malvado” que colocó algunas piedras en el camino de Bones. En junio de 2005 Gail Berman dimitió y Peter Liguori ocupó su lugar. Bones no era una de sus series y no estaba por incluirla en la programación de la cadena.

A la hora de las dificultades es cuando se el ingenio se pone a prueba y el de Hart Hanson respondió, dio con el quid y consiguió hacerle olvidar a Liguori sus reticencias. ¿Cómo lo consiguió?, haciéndosela más atractiva:

— Hizo que el Piloto comenzara con la exhibición de la ropa interior de Angela, y

— Puso relleno en el sujetador de Brennan realzándole los pechos.

X.- Y BIEN ESTÁ LO QUE AL FIN COMENZÓ


Primera escena que se rodó de Bones.

¿O no?, porque llegados a este punto el resplandor del pasado puede que no importe tanto como las posibilidades de futuro que han abierto las recientes declaraciones sobre Bones de Peter Rice, CEO del Grupo Fox en la TCA2014: “Yo espero que este año no sea el último”.  Que así sea.


Elaborado con información recogida de entrevistas concedidas por los protagonistas y con lo dicho por Hart Hanson y Barry Josephson en los comentarios en el DVD del primer episodio de Bones y por Joss Wheddon en el del primer episodio de Angel.