martes, 24 de junio de 2014

Longmire. Reseña episodio 3.03 Miss Cheyenne.



Esta reseña llega con retraso. El debido a mis inútiles intentos para adquirir las habilidades necesarias para presentarme al concurso de Miss Cheyenne (que diría un famoso crítico norteamericano si hiciese reseñas de Longmire).

Miss Cheyenne fue un episodio donde el pasado se hizo presente tanto en la historia serializada de este principio de temporada: el encarcelamiento de Henry Standing Bear por el presunto asesinato del “asesino” de la mujer de Walt Longmire; como en el asesinato de la semana: un médico que trabajaba voluntario en la reserva india.

Si en el episodio anterior Of Childrens and Travelers trataron del sometimiento del individuo a los intereses de la “nación india” en Miss Cheyenne abordan otro lado de la cuestión, la esterilización sistemática de las mujeres indias. Y lo cuentan no como una decisión gubernamental sino como la decisión racional y “bien intencionada” de “determinados” médicos blancos que condescendientes, se creyeron investidos con el poder de los dioses para determinar el futuro de las mujeres indias.


Lo mejor es comenzar por el principio. Walt Longmire no se verá obligado a testificar en la audiencia por la libertad condicional de Malachi Brand, el antiguo sheriff de la reserva india, para que no siga haciéndole la vida imposible en prisión a Henry Standing Bear. Porque Henry Standing Bear consiguió la libertad bajo fianza. De un millón de dólares, por cierto.

Y no fue sencillo. El juez nada más comenzar la audiencia dijo a Cady Longmire la “inexperta” abogada de Henry que la audiencia sería una pérdida de tiempo. En casos de asesinato nunca concedía la fianza. Tal vez de haber tenido otro abogado, Henry estaría aún en la cárcel, pero Cady estaba dispuesta a luchar por él y Brand, el ayudante Connally la ama demasiado como para no extender el cheque necesario.



Pero no es Brand en principio quien le dice cómo convencer al juez, sino un amigo de la universidad. No tiene que hacer uso de las leyes, sino demostrarle quién es el hombre, presentar a su familia, sus hijas. Sólo hay un problema, Henry no tiene familia, entonces tendrá que utilizar los lazos con la comunidad. Pero sus vecinos de la reserva no parecen muy dispuestos a testificar a su favor. No lo hace Mathias el sheriff de la reserva, al contrario. Para Mathias, Henry no tiene familia, es un  nómada como todos los cheyennes y además él no cree en su palabra.

Pero… Henry en el pasado ha hecho cosas buenas por sus vecinos, por su gente, alguien queda entre ellos que aún sabe de lealtad, de agradecimiento, alguien a quien Henry ha ayudado. May Aguas Tranquilas, la madre de Lilly, la chica cheyenne que en la primera temporada Henry y Walter rescataron de trabajar de prostituta. Henry siguió apoyándola, le pagó el terapeuta. La chica, recuperada, se presenta al concurso de Miss Nación Cheyenne. May devuelve el favor.



Con Ben Mallory, un médico voluntario de la reserva, en cambio, el pasado no fue tan benévolo, aliado con el presente se cobró en su carne la deuda por un futuro truncado. Cuando Walt está charlando con una de las jueces del concurso de Miss Nación  Cheyenne, en el que sustituye a Henry (un concurso inusual, no hay biquinis ni bastones ni minifaldas sino danzas y demostración de habilidades; la prueba reina desollar a un ciervo al mismo tiempo que responden a las preguntas de los jueces), se presenta Vic ha encontrado el cadáver de un hombre, apuñalado, en un antiguo granero. Le han dado dos puñaladas, una en el pulmón, otra en el hígado. Es Ben Mellory, según sus amigos del hospital un buen hombre, un buen médico.

El ayudante Branch Connally se ofrece voluntario para investigar en la clínica de la reserva y al paso intentar averiguar algo sobre el hombre que le disparó. De lo suyo nada consigue, sólo comprobar lo orgulloso que está el enfermero indio por haberle salvado la vida, le avisará si vuelve aparecer por la clínica David Ridgers. En cuanto al muerto, le iban las mujeres, le dice, y tuvo un altercado con el padre de una paciente.

Cuando Walt a interroga a Dale Oso Gris, este le dice que el doctor era un pervertido. Les cuenta que en la visita en vez de tomarle la temperatura para ver si tenía la gripe le hizo un examen pélvico. No presentarán denuncia por el abuso, el problema ha sido resuelto, dice, lo que de inmediato le convierte en sospechoso.

Entre tanto llegan el padre y la madrastra del muerto. El padre un antiguo doctor esta abrumado por el dolor, ha perdido a sus dos hijos en un año “¿Qué he hecho para merecer esto?, se pregunta. Walt le promete que este crimen lo va a resolver, del otro del de Detroit no es responsable.


La hija de Dale Oso Gris es una de las candidatas a Miss Nación Cheyenne, cuando Walt en su papel de jurado le pregunta quien le enseñó a usar los cuchillos mientras despelleja el ciervo, ella dice que su padre. Pero cuando la chica sufre un vahído Walt, bajo la atenta mirada de otra jurado, una antigua miss Cheyenne, le pregunta por el doctor Mallory sólo obtiene vaguedades. ¿Qué le parece?, le pregunta la antigua miss en relación con las habilidades de la chica y Walt pensando en lo suyo responde que  cree que está embarazada. La mujer le mira sorprendida.

Dadas las pruebas con las que cuentan la teoría más plausible en ese momento es que a Ben Mallory lo matase Dale Oso Gris por dejar embarazada a su hija. Teoría que se va al traste cuando Oso Gris asalta a Walt, por su culpa, por anunciar que estaba embarazada el jurado ha expulsado a su hija del concurso, era su máxima ilusión. Vic le acusa de matar al doctor por dejarla embarazada. Pero no es verdad, el padre del hijo que espera es su novio, no el doctor, el doctor lo que hizo fue intentar convencerla de que abortara. Lo que han estado haciendo y hacen sistemáticamente todos los doctores blancos con las mujeres indias “les dicen que están salvando su futuro pero lo que realmente hacen es destruir el legado de la tribu”.

La sorpresa llega cuando la policía de Detroit les remite el expediente. El hermano fue asesinado del mismo modo, eso exculpa a Dale Oso Gris. ¿Será la madrastra la culpable, es doctora, sabe de anatomía? ¿Querrá quedarse con la herencia millonaria de su marido? Teorías, teorías.


Como en Longmire no cuenta la ciencia, apenas las huellas y mucho menos los fluidos, sabemos quién es el asesino rebuscando en el pasado, en las decisiones de cada uno, incluyendo las de los hombres sabios que considerándose por encima del bien y del mal, decidieron sobre la vida de los demás. ¿Por qué permitir que unas indias drogadas, borrachas, enfermas que no podían cuidar de sí mismas pariesen hijos? Porque era su derecho. ¿Por qué no esterilizarlas si eso las salvaba del ciclo de la pobreza?  ¿Quién asesino a Ben Mallory? El nombre poco importa, alguien a quien el pasado dejó sin futuro.


Sin embargo en el caso de Henry Standing Bear  su pasado y el presente se aliaron para sacarlo de prisión. May Aguas Tranquilas no cree que Henry se escapara si queda en libertad. “Se llama Oso Erguido”, dice May al juez. Un oso cuando se yergue no lo hace para huir sino para proteger, a los suyos, al futuro. Henry no huirá.


Que no se me olvide, Lilly Aguas Tranquilas ganó el concurso de Miss Cheyenne. Y Walt ya ha sacado el fichero de los hombres que ha detenido, piensa que tal vez alguno de ellos es el culpable, por venganza, de matar a su mujer. Alguien que quería asegurarse de que Walt sufriera todos los días. ¿Quién será?