viernes, 18 de diciembre de 2015

Bones. El hogar de Tamara Taylor.



Ha comenzado el hiato, Bones está invernando y por un tiempo no tendremos más spoilers, ni vídeos ni fotografías promocionales, por un tiempo permanecerá en silencio, pero eso no significa que nosotros, los fans, dejemos de hablar de Bones; al contrario es el momento de hacer ruido, mucho ruido, tanto que muestre a Fox que Bones aún mantiene la atención de un gran fandom, que aún le tiene cuenta renovarla. ¿De qué podemos hablar cuando no hay nada nuevo de qué hablar? Siempre hay cosas por hablar, no en balde tenemos 222 episodios, que se dice pronto, que comentar y siempre habrá alguna noticia de los miembros del elenco, alguna entrevista, alguna actividad.




Por ejemplo esta semana Tamara Taylor ha publicado un vídeo en el que nos ofrece como ella misma dice un paseo por su casa. Me gustó, entre otras cosas, porque no hay muchos actores que muestren su salón, su cocina y su jardín, en realidad un patio con césped y puesto que vive en Los Ángeles, palmeras. Así que en espera de terminar mi resumen de lo mejor, lo más emocionante, lo más divertido de Bones en este 2015. Echadle un vistazo.
Aunque no los aparenta, y menos en estas fotos, Tamara Taylor tiene 45 años, (nació el 27 de septiembre de 1970 en Toronto, Canadá). Su carrera como actriz comenzó a los 17 años con la película LBJ: The Early Years. Para cuando llegó a Bones ya tenía una larguísima trayectoria como actriz tanto en televisión como en cine, siempre en personajes secundarios.




Buscando más información encontré en un reportaje suyo de 2014 en la revista Meinmyplace.com al que pertenecen estas fotos y una entrevista en la que decía cosas tan divertidas e increíbles como:

— Que es una merodeadora de medianoche, si hay dulces en su casa no hay duda de que acabará con ellos, sufre un snak attac o en cristiano para entendernos un ataque de gula. ¡Quién lo iba a decir con el cuerpazo que gasta¡



— Que no suele correr para mantenerse en forma, aunque le gusta mucho practicar actividades al aire libre y no practica suficiente yoga para considerarse “practicante”, que intentó hacerse vegana pero lo dejó, porque la vida es demasiado corta.
— Encuentra muy atractivos a los hombres que tienen sentido
— No es una gran bebedora pero una noche, en una cita se pasó un poquito con la bebida y cuando se despedía de su acompañante, después del beso de buenas noches le vomitó la cena. ¿Repetiría la cita su amigo? No lo explica.


— Que su prueba para el casting de Bones la realizó en cinta de vídeo porque estaba fuera de Los Ángeles, concretamente en Sundance, pero tuvo suerte, la hizo en el despacho de un director de laboratorio y le dejó varias partes de un cuerpo humano para que estuviera en ambiente. Si recordáis en su primera aparición llevaba un brazo cortado, con reloj funcionando, en la mano.



 — Los cadáveres falsos de Bones no  son demasiado horribles, lo que ocurre es que cuando los moldes se han endurecido, se les han pegado algunos insectos y eso hace que se le revuelva el estómago. Los gusanos es lo peor porque comen lo que ella llama “salsa de cadáver”, que huele realmente mal. del humor.



— A la pregunta de con quién del mundo ficticio de Bones se casaría, con quién tendría sexo y con quién una cita, no lo duda. Se casaría con Arastoo porque es un poeta, tendría sexo con Booth y no explica el por qué ¿no lo necesita verdad? Y tendría una cita con Sweets, recordad que es del 2014 la entrevista, pero como Cam cree en los fantasmas hasta podría ser que la tuviera.