martes, 1 de diciembre de 2015

Las estrellas de Bones también demandan a la cadena Fox


Según publicaron ayer  Hollywood Reporter y Deadline (aquí aquí)Kathy Reichs, David Boreanaz y Emily Deschanel han interpuesto demanda  ante el Tribunal Superior de Los Ángeles contra la cadena de televisión Fox por incumplimiento de contrato e inducción fraudulenta. Demanda muy similar a la presentada hace menos de una semana por el productor ejecutivo de Bones, Barry  Josephson (leer la noticia aquí).

En la demanda alegan que se les han estafado decenas de millones de dólares de las ganancias obtenidas  por la productora 20th Century Fox Television, la cadena Fox y sus compañías afiliadas, que a pesar del éxito de Bones durante años no han obtenido ni un dólar de su participación en beneficios, que en el caso de Kathy Reichs, en cuya vida y experiencias está basada la serie, era del 5 por ciento y en el caso de Emily Deschanel y David Boreanaz del 3 por ciento.

Según se ha publicado, los estados contables que la 20th Century Fox Television presentaba a los demandantes  no reflejaban las ganancias que obtenían, concretamente en 2009, los que mostraron a Kathy Reichs estaban 90 millones por debajo de la cifra a partir de la cual la escritora podía percibir pagos por beneficios y los que mostraron a David Boreanaz y Emily Deschanel 100 millones por debajo.


Al parecer en una auditoria realizada por los demandantes en la contabilidad de la productora encontraron que "estaban siendo engañados por más de 100 millones  de dólares en los ingresos brutos y que además se cargaban  a la contabilidad de Bones millones adicionales de dólares en supuestos gastos", como por ejemplo los costes del episodio Piloto de un spin-off (¿The Finder?).

Al igual que la demanda de Barry Josephson, las estrellas de Bones denuncian que en la renovación de la quinta y la sexta temporadas, la cadena los amenazó con la  cancelación de la serie a menos que  aceptaron un canon no negociable, y luego les ocultó información material sobre el verdadero valor del mismo.

Esta es la noticia, ¿qué significa esta nueva demanda para la renovación de Bones? ¿Es el fin de Bones? No lo sé. Cuando la he leído lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido el refrán español “A perro flaco todo se le vuelven pulgas”. El perro flaco en este caso somos las fans, que a estas alturas me parece que somos las únicas, junto los nuevos shworunners, preocupadas por la situación de la serie.

Y no voy a decir que hay que ir llenando el frigorífico con kilos y kilos de helado de chocolate, ni que nos mesemos los cabellos ni nos cubramos de ceniza en señal de duelo. Bones, aún, no está muerta, que está en el limbo y  del limbo se sale. Ya sabéis lo que nos toca. Esperar.