lunes, 21 de diciembre de 2015

Bones. El Top 5 de 2015. Los mejores episodios del año.


Al volver la vista atrás parece que lo más sencillo es decir que el 2015 ha sido un año nefasto para Bones y no parece ninguna exageración; cuando empezó estábamos en un hiato y en un hiato más incierto aún estamos ahora que termina, y con la serie fuera de la programación de primavera de Fox. Las cifras de audiencia tampoco ayudan a mejorar esa impresión, empezó con 5,84 millones, las del episodio THE PSYCHIC IN THE SOUP (10. 11)  y ha terminado con otras peor 4,42 millones del episodio THE DOOM IN THE BOOM (11.10).

Así que sí, en una primera impresión puede decirse que a Bones no le sentó bien cumplir 200 episodios, que la divertida fiesta en la que orgullosos, los productores, los actores, el equipo, la cadena y el estudio, se felicitaron recíprocamente por el cumpleaños, pasará a la historia, si los dioses no lo remedian, como la fiesta en “Doce Robles”, al comienzo de “Lo que el viento se llevó”, como la fiesta final antes de la “guerra”, como el fastuoso velatorio de un mundo ya periclitado.


Porque  “La vida es esencialmente incierta”,  como le reconoció Brennan a Booth en Life in the Light  (10.21) y esa incertidumbre era también la nuestra. Cuando 2015 comenzó no sabíamos si Bones sería renovada para la temporada once, pero manteníamos la esperanza; sin embargo, ahora, que los parabienes y los halagos se han transformado en demandas por incumplimiento de contrato presentadas contra Fox por actores y productores, el principio de incertidumbre parece haber desaparecido y esperar la renovación para la duodécima temporada ya no es cuestión de esperanza, sino de fe y de fe en un gran milagro. Los milagros existen, por cierto


Y sin embargo si miramos uno a uno los episodios no cabría lugar a la desesperanza, de los veintidós  que en 2015 se han emitido, doce de la temporada diez y diez de la temporada once, especialmente los de la temporada once, cabría decir que Bones está viva, muy viva, que si los dejan los nuevos productores, podrían aún hacer grandes cosas con la serie y los personajes, sin necesidad de recursos dramáticos que los lleven hasta el límite de su credibilidad como ocurriera en la pasada temporada. 


En la seguridad de que todos los rankings son arbitrarios y más aquellos que se basan en la  subjetividad, aun reconociendo los grandes e intensos episodios que fueron aquellos de la temporada diez que se centraron en la recaída de Booth en la adicción al juego, el que os propongo atiende antes a la esperanza de futuro que la nueva temporada despertó con los dos brillantes episodios de estreno:

1.- THE LOYALTY IN THE LIE (11.01)



Con qué alegría vimos este vídeo adelantado  con las imágenes de la nueva vida de la familia Booth-Brennan, con que desazón vimos salir por la puerta a Booth, después de la intensa última mirada, después de su adiós; luego en apenas treinta minutos  la vida apacible se trastocó en un dramático, estresante, conmovedor y terrorífico viaje




Y pasamos a compartir primero la angustia de Brennan ante la muerte de Booth, el desasosiego por el lío en que se había metido ¿por qué tantos secretos y mentiras?, a la incertidumbre y miedo por su suerte. ¿Iba a morir Booth?

2.- THE BROTHER IN THE BASEMENT (11.02)




No, pero el suspense por su situación se transforma en momentos emocionantísimos en The Brother in the Basement, inolvidables: Booth prendiendo fuego al cadáver de su hermano Jared...





... Intentando cauterizar la herida. Brennan pensando un futuro sin Booth; la incertidumbre por su reacción ante los secretos que le había ocultado. 




Pero resultó que no, que el crecimiento del personaje de Brennan a costa una vez más del de Booth que supusieron los episodios de la adicción al juego, el recurso dramático al que apeló Stephen Nathan había concluido. Que Michael Peterson y Jonathan Collier no van a romper la pareja, que una vez más iban a ser ellos dos contra el mundo, y Brennan comprendió a su hombre y le amó. 



3.- THE WOMAN IN THE WHIRPOOL (10.20)




No puedo ser original al hablar de este episodio en el que para mí el recurso dramático al que Stephen Nathan echó manos en The Eye in the Sky, para revitalizar, según dijo, la mortecina, hasta entonces, temporada décima, llegó a su cenit. Booth destrozado y una Brennan firme en su decisión renunciaba expresamente a ser parte de la solución de su problema. A mí me desesperó, y esa puede ser su grandeza, que por mucho tiempo y aún ahora, emocionalmente lo he considerado sin contradicción el mejor y el peor episodio de la décima. Pero mereció la pena.



Porque  qué decir de la escena en la que Booth, en la sala de interrogatorios, hablando con la hija de la víctima, comprende que lo que estaba haciendo era huir de sí mismo, pasar su problema a sus hijos, a los seres inocentes que más quería y haciendo un sublime esfuerzo toma de nuevo su vida en sus manos y no se arredra ante el monstruo que desde el espejo lo mira. 




4.- THE EYE IN THE SKY




Un grandísimo episodio, intenso, vibrante, emocionante, sin trampas, directo a cámara, la traición de los creadores del personaje a Booth, de Booth a Brennan, de nosotros, los espectadores a Booth, porque cuando él se vuelve a cámara y apuesta 200 dólares a los Cardinals aplaudimos la conclusión de la intensa trama. La trama que acaba con los diez años anteriores en los que Booth luchó por su redención y perdió.




El universo entero conspiró contra él, después de enfrentare a los más despiadados asesinos, después de atrapar a más malos que como francotirador había matado, después de superar los abusos de su padre,  la traición de su madre y perdonarlo todo, el mundo siguió conspirando contra él y mató al doctor Sweets, al amigo que más quería. Qué de extraño que consiguieran destrozarlo, qué de extraño que se traicionase a sí mismo y traicionase a Brennan cuando aparentemente mejor le iba la vida. Estrés postraumático decían los psicólogos, recurso dramático lo llamó Stephen Nathan, el caso fue que en The Eye in the Sky, Booth se rompió.



5.- THE NEXT IN THE LAST



Un final consecuente con lo sucedido previamente con Booth, un hombre roto incapaz de mantener lo que había sido su propósito de vida, había terminado por destrozar su vida con Brennan, la familia que tanto había luchado por conseguir. 


Reconocido su fracaso sólo le cabía dar un paso atrás, seguir la decisión de Brennan en espera de hacer posible su futuro soñado. Un final amable después del angustioso preludio. Luego la Fox renovó Bones por una undécima temporada y donde dije adiós, digo The Loyalty in the Lie y la rueda de la vida de Booth y Brennan volvió a girar.


Y la pregunta es: ¿podremos en 2016 hacer un nuevo ranking de los mejores episodios de Bones? Por cierto, ¿cuál es el vuestro?