viernes, 28 de abril de 2017

Bones. El adiós de Deise



de Deise Saavedra Rodríguez.

Nunca estaré preparada para el final... Bones se ha despedido como lo que es una serie inmensa, llena de drama, suspenso, una buena dosis de humor, acción y mucho amor.



Contra muchos pronósticos, nos regalaron 12 temporadas, 246 episodios, No por gusto es la serie de más larga duración de Fox. En sus inicios bromeaban comentando que harían tantos episodios como huesos existen en nuestro cuerpo.



En aquel lejano horizonte, en octubre del 2005, nos dieron a conocer el episodio Piloto, y los rostros bien jóvenes de Emily,  David, Michaela, TJ Thyne, Eric  fueron presentados, cautivándonos desde el primer momento, y me refiero a esto porque he sentido el orgullo de ver cómo han sido los mismos que nos dijeron adiós en ese épico final (menciono la salida de Eric en el final de la tercera temporada y la entrada de Tamara en el primer episodio de la temporada dos). Tan afortunados de ver como se ha mantenido casi intacto el casting por tantos años.




No hablare de ningún episodio en particular, para mi todos  han dado una lección de vida, hasta aquellos menos fuertes me han hecho reflexionar, sonreír. He sentido la emoción de la espera por la próxima entrega, la incertidumbre de no saber si la Fox, esa compañía que no supo valorar el trabajo magnifico del elenco, el sacrificio de dejar la familia atrás en tantos años, el cargar en el vientre dolor y cansancio renovaría la serie.




 Ser parte de esa gran familia de Fans, de tantos lugares del mundo es un honor para mí. En todos estos años desde el primer encuentro, me cautivó la relación  Emily-David y no voy a usar la expresión Química. No me gusta, nunca me ha convencido, parece que se habla de un experimento. Afortunados  somos, Bones fue creciendo a medida que pasaba el tiempo,  fueron haciéndose más que compañeros, amigos entrañables, cómplices de travesuras ese estar ahí el uno para el otro y me viene a la mente la letra de una hermosa canción que no recuerdo ni el titulo ni el que la canta. “Sos mi cómplice y todo, y en la calle codo a codo, somos mucho más que dos”, y realmente somos más de dos los fans que hemos corrido detrás del sueño de Bones. Aunque muchos fueron quedando en el camino, y otros se han dedicado a criticar, sera que los Huesos les queda grande .


Hoy, luego de ver como el Jeffersonian fue desmantelado, como se apagaron las luces del set y los ecos de las voces y los pasos se van debilitando, a pesar de la tristeza del adiós, siento la alegría de saber, que no quedaron en el largo camino, que supieron caer y levantarse, que nos regalaron miles de bellos momentos, que nos han agradecido a nosotros por nuestro apoyo y amor.



Que la temporada 12 fue épica, fuerte, hermosa. Orgullo de ver a Emily y David dirigir la serie además de la producción. Caray qué más podemos pedir, simplemente agradecer tanta profesionalidad, tanto amor.


Quizás regresen, lo sabremos un día, pienso que nos dejaron un atisbo de esperanza y veremos el reloj colgado en la oficina de Brennan marcando no el momento de la destrucción, sino diciéndonos que no terminaron, que siempre estarán allí caminando por esos jardines donde comenzó todo persiguiendo, patos, atrapando asesinos, devolviéndole la identidad a tantos rostros. Bones siempre será la más bella historia de amor