viernes, 3 de octubre de 2014

Bones. Después del adiós. Declaraciones de Stephen Nathan.



Descanse en paz el doctor Lance Sweets. Un buen hombre al que el amor de sus padres adoptivos redimió del mal y el daño recibido en su primera infancia de un sistema, el de las casas de acogida, que por las cicatrices que conservaba en su espalda más parece el de los orfanatos ingleses de la época de Charles Dickens.

De lo sucedido en el episodio, de los conspiradores y las conspiraciones, de los escarabajos y los enfados, de los discursos, de los desaparecidos a pesar de las promos engañosas hablaré en la reseña que publicaré en cuanto deje de sonar en mi cabeza The Lime in the Coconut.

Después de acabado el episodio Michel Ausiello hapublicado unas declaraciones de Stephen Nathan que os resumo:

— No habían previsto una reacción de los fans tan intensa por la muerte de Sweets, piensa que la gente había conectado tanto con John Francis Daley como con su personaje. No pretendía ser insensible, pero esa era la manera en que debía hacerse.
— La Conspiración fue algo nuevo y muy complicad de hacer para ellos. No cree que vuelvan a hacerlo. No todos los puntos están conectados, no todo está resuelto, porque querían mantener una parte abierta para que reaparezca en el futuro.
— La discusión entre Booth y Brennan, fue una gran secuencia, nunca la habían hechos. La tensión, el estrés y las emociones estaban en el punto álgido entre ellos, se encontraban en un punto de ruptura, las circunstancias los habían acorralado en una esquina y allí nos fuimos. Fue una gran escena, catártica de escribir. Y fue realmente  genial verlos casi desgarrándose entre sí y saber que pueden al final manejar la situación. Se veía lo que es una buena relación. 
— La gran escena entre Brennan y Daisy cuando hablaban sobre sus restos que culminó en la última escena, cuando se despidieron de él, habían vengado su muerte y era el momento de dejarlo ir. Aunque no está terminado, Daisy tendrá su bebé y las consecuencias emocionales habrá que tratarlas.
— No había nada oficial sobre el discurso de Brennan en el funeral, era una conversación entre amigos y ella dijo lo que siempre dice sobre que Dios y la religión eran una tontería. Una vez que empezó a hablar no creo que supiese lo que iba a decir, sólo estaba tratando de explicárselo a Booth y se abrió de una manera que hasta le sorprendió a ella. Fue todo espontaneo. Y no había nada que decir después de eso porque ella estaba diciendo lo que todos sentían.
— En cuanto a que la canción Lime in the coconut se vuelva tradición en los funerales de Bones, Nathan espera que por mucho tiempo no vayamos a perder a nadie más.
- Y en cuanto a por qué no asistió más gente, el resto de los internos, dice que querían mantenerlo entre las personas que  jugaron un papel decisivo en la resolución del caso y que estaban allí cuando Sweets murió. Si hubiera habido más gente la intimidad se habría perdido y el discurso de Brennan no se habría producido.
Aubrey es un personaje muy diferente a Sweets aunque le gusta que aún exista un cierto parecido con Sweets, es como un recordatorio de que todavía está en Bones.

— Y en cuanto si va a conseguir que su hijo se llame Seeley, Nathan cree que lo conseguirá.