domingo, 7 de junio de 2015

Bones. La decisión de Angela y Hodgins. Declaraciones de Michaela Conlin.


 Se veía venir, se veía venir desde que comenzó la décima, se veía venir desde que nos anunciaron que todos los personajes revaluarían su vida al final de la temporada, se veía venir desde que Booth recayó en el juego cuando dijeron que la recaída crearía ondas que salpicarían a todos los personajes, se veía venir y vino cuando en The Veredits in the Victims, Hodgins pilló a su mujer con unas cuantas revistas de casas en París, cuando le dijo que estaba harta de tanta muerte. Se veía venir y vino. Angela Montenegro deja el Jeffersonian y su marido el doctor Jack Hodgins lo propicia y la acompaña a su nueva vida en París.

El carácter de Angela Montenegro, que se fijó en el Piloto de Bones, al contrario que el de otros personajes, se ha mantenido casi intacto desde que se abriera la camisa delante del hombre del mostrador de información del aeropuerto de Washington y le pegara con su bolso al funcionario de aduanas por atacar a su amiga la doctora Temperance Brennan. Los dos rasgos más característicos de Angela han sido y sigue siendo su espíritu inquieto y el cariño inexplicable y protector, la amistad que la une a Brennan que la han traído en un enigmático viaje desde hacer caricaturas a narigudos en un parque desde “pintar muertos” hasta convertirse en un genio de la informática forense.



Cierto que por razones de producción su espíritu se ha aquietado con el paso de las temporadas, cierto que el nacimiento de su hijo la ha centrado, que la veneración del leal Hodgins parece que la ha completado como persona, pero en el fondo, como un poso que de vez en cuando se remueve, sus ansias de libertad siguen estando ahí, la mujer que amaba a un hombre quince días al año, la que se enamoró de su compañera de habitación en la universidad, la que se casó en el festival del tiburón, borracha con el dios de la gran flauta, la que rechazó al multimillonario doctor porque la quería anillar con un diamante del tamaño de Washington y terminó aceptándolo cuando encerrados en la cárcel le dio un buen masaje en la espalda, siempre ha estado ahí. De vez en cuando le entraba la zozobra, las ansías de volver a ser la que fue y se marchaba, al menos mentalmente. Pero ahora es verdad, ahora se va. Lo ha conseguido.



Con el final de la temporada diez, en realidad cuando se escribió, con el final de la serie, los productores quisieron darle satisfacción a su personaje y así en lo que empezó en The Veredicts in the Victims con unas revistas de casas de Paris, se ha concretado en The Life in the Light con el intenso abrazo de despedida de Brennan. Y es que su marido el doctor Hodgins, atento siempre a los intereses de su mujer antes que a los suyos propios, ha comprado una hermosa casa en París y se marchan allí a vivir.


Marisa Roffman de GiveMeMyRemote ha publicado una pequeña entrevista con Michaela Conlin en la que habla de estos cambios de su personaje y de su peculiar nombre, por fin revelado.

LA DECISIÓN

"Hemos estado construyendo a esto. Hemos visto que está en conflicto acerca de la clase de trabajo que están haciendo desde hace tantos años. Creo que esta vez es menos acerca de ella - Creo que hace un par de temporadas, se trataba de su viaje, y lo que quería, y como ella sentía que no estaba consiguiendo su sueño de artista. Ahora creo que es más acerca de cómo ella quiere criar a su hijo. Creo que es más una decisión de la familia", dice Michaela Conlin
—Hacemos un gran equipo —le dice Angela a Hodgins después de haber descubierto un rastro de pintura en una sandalia de la víctima.
—Sí, ya sabes qué, lo hacemos. Es por lo que quiero darte esto. 


 — Está bien. Bueno, ya me has enseñado antes.
— Sí lo sé, pero ahora tu sueño es una realidad.
— ¿Qué quieres decir?
— Quiero decir que lo compré. Es nuestro.
—Tú... No lo hiciste.
— Nosotros lo hicimos...
—Espera, ¿por qué?
— Porque pareces lista. Hemos estado aquí desde hace diez años, ¿de acuerdo? Merecemos ver algo nuevo, vivir una nueva vida. ¿Estás lista?



—Sí. ¡Oh, Dios mío! Sí.
—Está bien. Entonces no se habla más. Lo estamos haciendo. Nos estamos mudando a París.

SU PREOCUPACIÓN POR BRENNAN



"Creo que Angela está en conflicto acerca de lo que está pasando con Booth y Brennan, dijo Conlin. "Creo que ella espera que todo va a estar bien. Pero como cualquier amigo, si un amigo tuyo viene a ti con ese problema de su marido o tú eres consciente de lo que está pasando. Creo que Angela es una amiga muy protectora. Siempre lo ha sido. Esa es la dinámica que se creó para ellas muy pronto en la serie y eso sin duda juega aquí. Particularmente porque Brennan está embarazada y tiene un niño pequeño en casa. Creo que Angela se preocupa por Brennan de esa manera. Espera que las cosas van a estar bien, pero se preocupa más al dejarla".

LA DESPEDIDA DE BRENNAN
"Es gracioso, porque no nos habían renovado cuando filmamos la despedida. Había una gran emoción en la escena con Emily Deschanel, en algunos aspectos la conexión que tenemos como amigas es parecida a la que sienten los personajes. Como aún no sabíamos nada de la renovación fue un momento muy loco. Realmente no estábamos seguros de que la serie volvería y creo que esa escena dice mucho sobre las dos como amigas y sobre lo que hacen por los demás”, recuerda Michaela.
Hodgins y yo estamos planeando mudarnos  a París. Francia. París, Francia —le dice a Brennan en su despacho
— Estoy familiarizada con París —responde Brennan, a la que se le ha demudado el rostro cuando ha comprendido el significado real de lo que Angela decía.
— No tenemos que hacerlo ahora. Quiero decir, no si me necesitas. Sé cómo están las cosas de difíciles para ti y Booth
— No, estamos bien. Vamos a estar bien. Pero no lo entiendo. ¿Por qué quieres irte?
—Bueno, porque es París, cariño. Siempre he querido vivir allí  —le dice como razón suprema de su marcha.



— Pero tienes una carrera aquí —le replica Brennan, como si eso le hubiera importado alguna vez a Angela. 
 — Esto fue siempre una cosa temporal para mí. Tú sabes a lo que me refiero. Ya he estado aquí mucho más tiempo de lo que yo pensaba que estaría.
—Pero tienes amigos aquí.
—Sí. Esa es la parte difícil,  tú, principalmente.
—Todo lo que conoces está aquí.
— Sí, pero eso es que no quiero conocerlo todo, quiero ser sorprendida ¿tú no?  
— Yo nunca pensé que estaría aquí tanto tiempo. 
— ¿Estás enfadada? —termina preguntándole temerosa..



— No. No, estoy... Estoy muy feliz por ti, Angela —le contesta Brennan levantándose y fundiéndose con ella en un gran y apretado abrazo.
— Si me necesitas, sólo será un viaje en avión. Te voy a echar de menos —le contesta Angela dejándose apretar.

EL NOMBRE REAL DE ANGELA:

POOKIE NOODLIN



"¡Sí!. Lo cual, por cierto, yo no lo sabía, hasta que lo leí en el guion. Quiero decir, ¡whoa! Es desafortunado, pero también resulta perfecto. En realidad estoy de acuerdo con esa decisión. Creo que, obviamente, tenía que ser bastante ridículo, y me gusta porque tiene una connotación a un animal peludo o algo que va junto. Es como te gustaría llamar a una mascota o un animal pequeño, lo que es muy divertido y extraño y muy de Angela.
Creo que como Angela intenta ser muchas cosas, aunque es una geek de corazón, es muy revelador que tuviera un nombre como eses y que tratara de cambiarlo a uno más sofisticado y ambiguo. Para mí tiene sentido"

— ¿Por qué los que tienes aquí el pasaporte? —Le pregunta Hodgins al mismo tiempo que lo coge y lo abre — ¡Oh My God! —exclama—¿Tu verdadero nombre?....
—¡Hey Hey Mi verdadero nombre es Angela Montenegro! —se defiende.
— ¿Es eso cierto? Entonces, ¿quién es Pookie… Noodlin?
—  No digas ese nombre en voz alta aquí —le reprende asustada. 
— No puedo creer que después de todo este tiempo, por fin sepa el verdadero nombre de mi esposa. 



— Es el nombre que le pondrías a una mascota a la que odias.—le dice enfadada, ¿la odiaba su padre cuando le puso ese nombre? No parece, pero hay que ser muy, muy egoísta para cargar a una pobre niña con tan ridículo nombre.
— ¿Por qué no lo cambiaste legalmente?
— Mi padre. Significaba algo importante para él, y me suplicó que lo dejase hasta que…
— Eso es tan dulce. No puedo creerlo. Estoy casado con Pookie Noodlin.
— No si sigues diciéndolo en voz alta no lo estarás.
— Una vez más.
Hodgins, hablo en serio.
—Yo también. Vamos. Esto es importante para mí, Angie.
— Está bien.
Te amo, Pookie Noodlin.


Por su parte Stephen Nathan ha declarado a TvLine que el nombre lo crearon él y Hart Hanson. “Hart tenía un nombre que había pensado archivado y terminamos poniéndolos juntos. Hemos estado inventando nombres durante años. En un momento dado sólo tienes que saltar a la piscina.”


Y se irán después del final y en el principio de la temporada once ¿con qué excusa volverán? Porque volver vuelven, tienen contrato.